Petro vuelve a la plaza pública a impulsar “otro tipo de sí” al plebiscito

El exalcalde propone incluir una papeleta en la votación por la paz para exigir una asamblea constituyente. En Kennedy arrancó su carrera presidencial.

Gustavo Petro retomó ayer su actividad política en plaza pública. / Jhonatan Ramos

Gustavo Petro no se ha ido. Trine que trine, ha tratado de mantenerse vigente a través de redes sociales tras su salida de la Alcaldía de Bogotá en diciembre pasado. Sin embargo, que vuelva a la plaza pública, como lo hizo ayer en Kennedy, marca el ingreso de otra figura pública de peso en la campaña por el sí al plebiscito, y por otro lado, el inicio de su previsible candidatura presidencial.

Para entender el significado de su reaparición hay que tener en cuenta el lugar y el momento en que la hizo. Haber escogido el suroccidente de Bogotá tiene como trasfondo su vínculo con sectores de estratos medios y bajos. Además, que su punto de partida haya sido la capital indica que, convencido de que hizo una buena Alcaldía a pesar de que estuvo llena de tropiezos, quiere aprovechar a fondo su vínculo con la ciudad. Este es fuerte después de ocho meses de haber dejado el Palacio Liévano y se evidencia en su defensa de puntos de honor como el metro subterráneo, la reserva Van der Hammen y la asistencia social antes que la acción policiva, si del Bronx se trata.

Lo otro es el momento de su retorno, ligado a la coyuntura que vive el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc. Pocas semanas antes de que se vote el plebiscito, su incidencia en sectores sociales engruesa el respaldo de la izquierda y de facciones de base a los acuerdos de La Habana. Jorge Rojas, exsecretario de Integración Social y compañero político de Petro, aclara que el exalcalde integra el movimiento llamado “La paz sí es contigo”, en el que también están Piedad Córdoba y los senadores del Polo Iván Cepeda y Alberto Castilla, y organizaciones como la Cumbre Agraria.

Durante su intervención, sin embargo, propuso incluir una papeleta en el plebiscito para exigir una asamblea constituyente para lograr los cambios que, considera, necesita el país. Una posibilidad que ya descartaron las mismas Farc. “Desde Kennedy iniciamos una campaña por otro tipo de sí”, añadió, como forma para desligarse del presidente Juan Manuel Santos.

De cara a su carrera presidencial (el objetivo personal que tiene enfrente), sus seguidores se han entusiasmado con resultados de encuestas recientes como la de Ipsos Napoleón Franco, que lo ubican en segundo lugar, con Germán Vargas Lleras (13 %) como el posible presidente que mejor podría desarrollar los acuerdos de La Habana. Los supera Sergio Fajardo (14 %) y por encima de todos ellos se ubican los indecisos (28 %).

Las propias encuestadoras, sin embargo, también dan cuenta de la resistencia que genera el exalcalde. Ayer Gallup lo mostró como uno de los presidenciables que más división generan entre la ciudadanía, con una opinión favorable de 35,7 % y una desfavorable de 44,9 %. En comparación con julio, empeoró, pues bajó en la primera cuatro puntos y subió en la segunda casi cinco.

La semana entrante, Petro continuará su cruzada en Valledupar, su segundo paso en un proceso político que, según Rojas, es atípico porque tiene cuatro vueltas: el plebiscito, las elecciones legislativas y las dos rondas de las presidenciales, en 2018.