Piden al Distrito declarar alerta en Bogotá por contaminación del aire

Desde el Concejo prendieron las alarmas por la calidad del aire en varias zonas de la ciudad, en particular, en Kennedy y Puente Aranda, donde se concentran la mayor cantidad de partículas nocivas para la salud.

En los últimos días, Medellín y el Valle de Aburrá han estado al borde de una emergencia ambiental por cuenta de la contaminación del aire. Hoy, fue decretada en la capital de Antioquia la alerta roja. Bogotá no está al margen de este fenómeno y según se denunció este miércoles desde el Concejo Distrital, la situación en la capital podría ser peor.

Con estudios en mano del Ideam y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el concejal Jairo Cardozo (Movimiento Mira) alertó por la calidad del aire en la capital del país, prendiendo las alarmas por el material particulado que concentran dos localidades de la ciudad: Kennedy y Puente Aranda. (Lea: Medellín y Bogotá, las ciudades con la peor calidad de aire en Colombia)

De acuerdo con los estudios, en esas zonas se agrupa el mayor número de partículas nocivas para la salud, de tamaño menor a 10 micras (pm10) y de menos de 2,5, las cuales se originan en la actividad industrial, y otros gases como el dióxido de nitrógeno, el monóxido de carbono y el dióxido de azufre. A menor tamaño del material particulado, mayor es su penetración al organismo, causando obstrucción de las vías respiratorias. Cuanto mayor sea el tiempo de exposición, mayor es la afectación.

De hecho, el informe del Ideam –revelado en noviembre pasado y que analiza datos entre 2011 y 2015– determinó que la localidad de Kennedy es la zona más contaminada por material particulado en todo el país, y Medellín y Bogotá, las capitales más críticas. Por ello, Cardozo elevó un llamado a la Administración Distrital para que se declaren las alertas a las que haya lugar, orientadas a adoptar medidas urgentes, destinar recursos y adoptar los correctivos necesarios para proteger la salud de los bogotanos.

“En 2015, se sobrepasaron los niveles de pm10 en las estaciones de Carvajal-Sevillana, de Kennedy, y de Puente Aranda, detectándose valores promedios anuales que sobrepasaron los recomendados por la OMS (20 Mg/m3). En Bogotá, se presentaron momentos con concentraciones en la categoría ‘dañina a la salud para grupos sensibles’. Ante ello, ¿por qué no se ha declarado alerta naranja en la ciudad, por lo menos en estas localidades críticas?”, reclamó el cabildante.

Respecto a las partículas pm2,5 –las más dañinas para la salud– Cardozo manifestó que hace meses se tuvo que haber declarado la alerta roja en Kennedy, donde se excedió el límite máximo permisible de material particulado. Citando el estudio del Ideam, el concejal advierte que en las estaciones de Carvajal-Sevillana y Kennedy, localizadas en la zona suroccidental, y en Tunal, ubicada en el sur, se alcanzó la categoría ‘dañina para la salud’.

Por otro lado, el cabildante llamó la atención por los resultados de una reciente auditoría al funcionamiento de la Red de Monitoreo de Calidad del Aire de Bogotá (RMCAB), organismo adscrito a la Secretaría de Ambiente. En tal informe, se advierte que algunos equipos para vigilar la calidad del aire se encuentran en desuso y otros ‘están para dar de baja’. A ello, se suma “la obsolescencia” de equipos informáticos y la falta de actualización del sistema operativo de los equipos de las estaciones de monitoreo.

Sin embargo, lo más grave, en opinión de Cardozo, es que no se ha publicado el informe sobre la calidad del aire correspondiente a 2015, el cual debe generar anualmente la Red. “Tampoco se han generado los indicadores para el Observatorio Ambiental de Bogotá, los cuales son insumo para la toma de decisiones de la Secretaria Distrital de Salud”, agrega el concejal.

Por último, Cardozo se refirió a las metas establecidas por la misma Red, entre ellas, elaborar el año pasado 51 informes de resultado de operación, para lo que contaban con recursos por $677 millones. “Por ende, no puede ser posible que a octubre de 2016 no se tuviera el informe de la vigencia 2015 sobre la calidad del aire de Bogotá”.

“Los estudios de auditoría no se habían socializado y veníamos adelantando investigaciones para conocer los informes, porque la página web de la Secretaría de Ambiente no se encuentra actualizada. Nos tocó apelar a otras instancias para tener los estudios correspondientes y con sorpresa nos encontramos que, en línea con el informe del Ideam, persisten en la ciudad niveles de contaminación intolerables, que superan los estándares máximos de la OMS. Ante ello, la Administración Distrital no ha tomado cartas en el asunto, aun conociendo la existencia de estos estudios”, precisó.