Piden judicializar a los taxistas que protagonizaron desmanes en el norte de Bogotá

La administración distrital pidió resultados tras la gresca ocurrida en la madrugada del pasado domingo, cuando un grupo de taxistas se enfrentó con presuntos conductores de Uber.

Archivo El Espectador

Luego de la batalla campal entre taxistas y conductores de vehículos particulares, en la Autopista Norte con calle 122, la administración distrital le pidió a la Policía que individualice y presente ante las autoridades judiciales a quienes protagonizaron los desmanes en la madrugada del pasado domingo.

Los enfrentamientos iniciaron, al parecer, porque un grupo de personas la emprendieron a piedra en contra de los taxis que pasaban por ese punto. Los conductores de los vehículos de servicio público señalaron a los agresores de trabajar para la plataforma Uber y estalló la gresca que dejó una persona herida, varios vehículos averiados y un taxista detenido por daño en bien ajeno y violencia contra servidor público.

Ante esos hechos, el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, explicó que es a la Policía a la que le corresponde hacer los controles de transporte. "Ni los taxistas, ni los de Uber, ni ningún ciudadano puede tomar las vías de hecho. Esperamos medidas ejemplares contra quienes el pasado fin de semana atacaron a otros carros".

El Distrito aseguró que una de las estrategias para combatir los servicios irregulares de transporte es a través del mejoramiento el servicio y “para ello se articula de manera permanente con todos los actores del gremio de transporte público individual (empresarios, propietarios de taxis y conductores)”.

El secretario de Movilidad, Juan Pablo Bocarejo, calificó de “inadmisibles” estos hechos violentos, "sobre todo cuando se está trabajando con los gremios de taxis" para controlar esta problemática.

“Ya iniciamos la investigación para determinar responsabilidades. Estamos indagando con las empresas de taxis para identificar quienes son los propietarios y quienes los conductores, los responsables deben responder”.

Uber rechazó los actos violentos y el gremio de taxistas pidió mayores controles en contra de este servicio que calificaron de “pirata” e “ilegal”.