Plantón frente a Dirección General de la Policía por casos de abuso de autoridad

Los manifestantes rechazaron los excesos por parte de uniformados de la institución en desarrollo de sus labores que han derivado, incluso, en la muerte de ciudadanos.

Gabriel Aponte - Elespectador.com

“Dios cuídame de la Policía”: así reza el mensaje que se lee en las camisetas de decenas de personas que desde las 6:00 de la mañana de este lunes protagonizan un plantón pacífico frente a la Dirección General de la institución en Bogotá, para protestar por los casos de abuso de autoridad.

Según los manifestantes –la mayor parte de ellos familiares de víctimas de aparentes excesos por parte de uniformados de la Policía– se trata de una protesta para visibilizar y rechazar los casos de violencia en los que están involucrados miembros de la institución y que han derivado en la muerte de ciudadanos.

El plantón, realizado en el Centro Administrativo Nacional CAN, cuenta con la participación de los padres del joven grafitero Diego Felipe Becerra, quien murió en la noche del 19 de agosto de 2011 tras recibir un disparo por parte del patrullero Wilmer Antonio Alarcón. Según la investigación de las autoridades, la manipulación de la escena de los hechos para incriminar al joven contó con el consentimiento de más miembros de la Policía.

“Soy Arsenio Olivero. La Policía mató a mi hijo en el barrio Olivos segundo sector en Soacha. Dijeron que él era un delincuente que iba robar una panadería, lo mataron y luego inventaron que se había suicidado (…) Mi nombre es Siferina Gualdro Martínez. Mi caso es el del coronel Gustavo Chavarro, quien asesinó a mi hijo Juan David Gualdro Martínez el 27 de febrero de 2011”, relataron algunos de los manifestantes en declaraciones que recoge Caracol Radio.

La protesta se realiza tras la brutal golpiza que recibieron tres periodistas del equipo Noctámbulo del canal CityTV en la noche del pasado jueves por parte de uniformados de la institución. Sumado a los ataques, los comunicadores relataron que cuando estaban tramitando el proceso judicial en contra de los policías, se los encontraron y recibieron de ellos varias frases intimidantes, que ya llevaron a la Policía a tomar las primeras medidas sobre el hecho.

Víctor Ballestas, el periodista que recibió la mayoría de las agresiones, inició el proceso judicial contra los tres patrulleros y dos auxiliares de la Policía. Ballestas fue a Medicina Legal con el camarógrafo David Romero. En la sede de la entidad, según denunció Romero, los policías se acercaron a ellos y empezaron a hablarles. (Lea: Periodistas de CityTV fueron amenazados por policías que los golpearon)

Los uniformados lanzaron varias frases amenazantes a los dos comunicadores, recordándoles incluso la golpiza de la que ya habían sido víctimas. Una vez recibieron esas intimidaciones, los periodistas buscaron comunicarse con un alto mando de la Policía para poner el conocimiento los hechos. Eso ocasionó los primeros anuncios de la entidad sobre los hechos.

Los tres periodistas agredidos contarán ahora con acompañamiento de escoltas, para evitar ser hostigados nuevamente por los uniformados, a quienes la Policía les abrió un proceso interno de investigación disciplinaria, para establecer cómo se dieron los hechos. La entidad se comprometió a entregar antes de que finalice el mes los resultados de la investigación.

Temas relacionados