Plaza La Santamaría estará cerrada en 2014

El Distrito anunció que la Plaza no cumple con las normas de sismorresistencia.

El Distrito presentó nuevos argumentos ante la Corte Constitucional para evitar que las corridas de toros regresen a la Plaza de Toros la Santamaría. El pasado 5 de noviembre, la Secretaría de Cultura le entregó a la Corte un estudio detallado sobre la vulnerabilidad estructural de la plaza “que con seguridad contribuirá para que se tome una adecuada decisión”. De momento, la entidad recomienda “no utilizar el escenario para actividades que indiquen afluencia masiva de público hasta tanto se realice la intervención física y se cumplan con los requisitos complementarios”.

La restauración de la Plaza hasta ahora comienza. Este año el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC) adjudicó la consultoría para elaborar los estudios técnicos con base en los cuales se determinará de qué manera adecuar y restaurar la edificación. En esta fase el Distrito invirtió $900.640.934; para 2014 tiene presupuestados $5.000 millones para la primera etapa de intervención: “Con este proyecto se busca mejorar las condiciones de la Plaza como espacio cultural de la ciudad, dotándola de los requerimientos técnicos para el desarrollo de actividades de distinto tipo, siendo un nuevo espacio multifuncional de la ciudad”, dice un informe del IDPC.

En junio de 2012 la Alcaldía terminó el contrato con la Corporación Taurina de Bogotá; impidiendo la fiesta brava en la Santamaría. Para Felipe Negret, presidente de esta corporación, esta acción del Distrito “es una forma de eludir el cumplimiento de la ley 916 de 2004, que el mismo alcalde Petro votó cuando era representante a la Cámara por Bogotá”. Negret, quien radicó una tutela este año al considerar que la Alcaldía había violado el debido proceso, el derecho al trabajo y a la libertad de expresión, dice que es “curioso que el alcalde tome la decisión de intervenir la plaza justo cuando se va a producir el fallo. Hace un año dijo que la Plaza era para los niños y en ese entonces no dijo nada sobre la sismoresistencia. La temporada taurina le dejaba a la ciudad $1.400 millones al año”.

Más allá de la coincidencia entre el fallo que la Corte Constitucional está a punto de proferir y la restauración de la plaza, los estudios presentados por el Distrito señalan que es necesaria la intervención. Este diario conoció el concepto técnico que la Secretaría presentó ante la Corte. Desde 2002, señala el documento, “la firma Proyectistas Civiles Asociados P.C.A. determinó que la estructura debería ser rehabilitada debido a su alto nivel de vulnerabilidad sísmica. En el informe estructural se detectó una afectación en las graderías producto de la corrosión”.

En los 83 años la Plaza de Toros tiene de construida jamás ha sido intervenida para disminuir la vulnerabilidad en caso de sismo: “Considerando los estudios efectuados en 2002 por el IDRD (Instituto Distrital de Recreación y Deporte) se puede concluir que el edificio es vulnerable y que está por debajo de los niveles de seguridad definidos en la norma vigente”, indica el estudio técnico del Distrito. En éste se agrega que “las fachadas en ladrillo fueron construidas entre los pórticos de concreto. Sin embargo, representan masas de magnitud considerable, que en caso de colapso pueden ocasionar graves daños”.

La Plaza, en la actualidad, no cumple con “acceso a las salidas, protección de los medios de evacuación, medios de salidas, señalización de las salidas y requisitos específicos para edificaciones pertinentes al grupo de ocupación”. Además, el Distrito argumenta que en 2010 entró en vigencia el reglamento colombiano de construcción sismo resistentes: “La primera reglamentación de sismorresistencia fue expedida por el Gobierno Nacional en junio de 1984. Es necesario ajustar el escenario a lo establecido en la última norma; incluyendo número de salidas de emergencia para el aforo con el que cuenta la Plaza”.

Adecuar el escenario a las normas de sismoresistencia es sólo la primera parte. La restauración de los muros y las fachadas, según el Distrito, “se deberá(n) adelantar con criterio técnico y estético”. La razón: la Plaza la Santamaría fue declarada Bien de Interés Cultural de carácter nacional en 1984. Hasta el momento solamente se han adelantado estudios técnicos. Antes de empezar las obras, el Ministerio de Cultura deberá emitir un concepto favorable para así dar luz verde a estas remodelaciones.