Pliego de cargos contra Asprilla en la Procuraduría

El secretario de Gobierno de Bogotá fue citado por el el organismo de control disciplinario a audiencia el próximo 31 de julio.

Por contar con indicios que señalan una presunta falta disciplinaria gravísima, la Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos al secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Asprilla, quien ejerciendo como servidor público aparece como apoderado ante el Consejo de Estado en una demanda contra el Distrito.

El organismo de control disciplinario citó a Asprilla a audiencia el próximo 31 de julio, en la sede de la Procuraduría, para hacer la lectura del pliego de cargos, decretar las pruebas pertinentes y escuchar, de parte del secretario de Gobierno, sus descargos y los recursos que considere interponer en contra de la medida.

La supuesta incompatibilidad del funcionario la reveló El Espectador el pasado 30 de mayo, en una amplia investigación que detalla cómo hace 15 años Guillermo Asprilla, a nombre de habitantes cercanos del relleno Doña Juana, presentó una demanda en contra del Distrito por un desastre ambiental que afectó a varias familias. Un litigio que todavía persiste.

Para la Procuraduría sería causal de falta gravísima el hecho de que Asprilla, apareciendo aún como apoderado en la demanda contra Bogotá, se haya posesionado a finales del año pasado como concejal, a principios de este año como director de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) y, desde mayo, sea el secretario de Gobierno de la ciudad.

Esta apertura de pliego de cargos es la tercera parte de la investigación que inició la Procuraduría luego de la revelación que hizo este diario y significa que el ente de control cuenta con indicios de que el funcionario sí habría cometido la falta disciplinaria.

El proceso será verbal y abreviado, y podría tardar entre tres y cuatro meses. Si el resultado es adverso para Asprilla, la Procuraduría podría incluso destituirlo e inhabilitarlo para ejercer cargos públicos.

Al respecto, el funcionario declaró anoche a Caracol Radio que se sentía tranquilo, pues en su concepto no ha cometido ninguna falta y actuó “conforme a la ley”. El secretario de Gobierno y mano derecha del alcalde Gustavo Petro agregó que: “Jamás he recibido un peso a ningún título dentro de este proceso y renuncié al poder que tenía en el caso en febrero de 2011, siete meses antes de posesionarme como concejal. Así es que he actuado conforme a derecho”.

Asprilla, quien es un reconocido abogado y además ha ejercido como alcalde encargado de la ciudad en varias ocasiones, señaló que su última actuación dentro del proceso en cuestión fue el 30 de noviembre de 2010.

El Consejo de Estado, sin embargo, certificó que al menos hasta el pasado 2 de mayo Guillermo Asprilla ha venido actuando como representante de los demandantes.

El artículo 29 del Decreto 1421 de 1993, o Estatuto de Bogotá, prohíbe a los concejales “ser apoderados o defensores en los procesos en los que sean parte el Distrito, sus entidades descentralizadas o cualquier otras personas jurídicas en las que aquél o éstas tengan participación”.

Anoche, en el Palacio de Liévano, el alcalde Petro estudiaba la posibilidad de mantener en el cargo a su secretario de Gobierno o apartarlo del mismo para que éste ejerza su defensa ante el Ministerio Público.