Población LGBTI de Bogotá, discriminada

El 20% de la ciudadanía considera que la comunidad LGBTI es peligrosa para la comunidad. El 98% de los transgeneristas han sido agredidos por lo menos una vez.

El 33% de los bogotanos dice que los miembros de la población LGBTI  son peligrosos porque están relacionados con comportamientos como la drogadicción.
El 33% de los bogotanos dice que los miembros de la población LGBTI son peligrosos porque están relacionados con comportamientos como la drogadicción.

La discriminación sexual en Bogotá se ha agudizado. Luego de que las secretarías de Integración Social y Planeación revelaran estadísticas sobre la población LGBTI (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transexuales e Intersexuales) en la capital, que arrojan un alto índice de rechazo hacia ellos, integrantes de esta comunidad le pidieron al Distrito y al Gobierno Nacional tomar acciones.

¿Qué resultados llamaron la atención del Distrito? Para el 20% de la ciudadanía, las personas del grupo LGBTI son un peligro para la sociedad. Otro dato que arroja la investigación es que el 46% de los bogotanos sólo han hablado una vez con algunas de estas personas. De ese porcentaje, el 45% piensa que la razón principal para considerarlos riesgosos es porque van en contra de la moral, las costumbres, la familia y Dios. Por otro lado, el 33% dice que son peligrosos porque están relacionados con comportamientos como la drogadicción, la promiscuidad y la prostitución. Esta encuesta, realizada por la Secretaría de Planeación, fue aplicada a 3.630 personas.

Para los encuestados, a la población trangenerista se les debería prohibir que enseñen como profesores (32%); que ejerzan liderazgo en el trabajo o en la comunidad (24%); que hagan parte de las fuerzas militares (27%); que críen o adopten niños (60%); que vayan a iglesias (15%); que frecuenten espacios públicos (16%) y que ocupen cargos públicos (21%).

Un estudio adicional, realizado por la Secretaría de Integración Social a 1.213 personas de la comunidad LGBTI, demuestra que el 54.48% de estas personas se han sentido discriminadas. Además, el 50% de los encuestados ha sido víctima de agresiones físicas y verbales.

Otra fuerte realidad es la de los transgeneristas. El 98% de encuestados que hacen parte de este grupo manifestaron haber recibido agresiones e intentos de abuso sexual a lo largo de su vida. En la Encuesta Bienal de Culturas 2009, aparece que sólo el 38% de la ciudadanía defendería a un miembro de la comunidad en un caso hipotético de agresión.

Para aplacar la discriminación sexual, la administración distrital lanzó el plan “Sé tú, sé conmigo”, que se realiza desde el 11 de octubre y se extenderá hasta el 21 de este mes. Una semana en la que se planearon programas de sensibilización, charlas académicas y actividades deportivas y culturales.
El 19 de octubre, por ejemplo, se presentará la banda Monsieur Periné en el centro cultural la Media Torta. En este programa, la Secretaría de Integración Social explicará la estrategia de ambientes laborales inclusivos para la inserción de la población LGBTI en este campo.

Uno de los coordinadores de este proyecto es Juan Carlos Prieto, director del área de Diversidad Sexual de la Secretaría de Planeación. “Ya tenemos un logro. Esta semana es la primera en diversidad sexual y género. La idea es trabajar con el concepto de ‘cultura a la no discriminación’, que trata de mostrar quiénes son los que están en el grupo LGBTI, que también hacen parte de la ciudad”. Prieto añade que desde la administración se trabaja el tema de cobertura: “Vamos a estar en las 20 localidades en mesas de trabajo con las alcaldías. El primer paso para evitar este tipo de segregación es posicionar el debate en la agenda pública de la ciudad y el país”.

Daniel Verastegui, coordinador general de los Centros Comunitarios LGBT en la capital, comentó que “en Bogotá las políticas públicas están funcionando, pero a nivel nacional hay una deuda. No existen programas claros para la comunidad LGBT”. Y añadió que el proceso de cambio es demorado, pero va por buen camino: “La administración está trabajando la cultura. Sin embargo, los cambios no son tan rápidos por los prejuicios que a nivel histórico hemos recibido”. 

Temas relacionados

 

últimas noticias