¿Aislamiento inteligente o prolongar la cuarentena?: Iván Duque responde

hace 1 día

Polémica por movimiento “Yo adopto –Niños con papá y mamá”

Líderes y asociaciones cristianas lanzan iniciativa que promueve adopción sin discriminar a ningún niño, pero solo entre parejas heterosexuales.

La concejal Clara Sandoval, vocera del movimiento “Yo Adopto - Niños con Papá y Mamá” / El Espectador

Cerca de 5.283 menores, que padecen enfermedades terminales o tienen más de dos hermanos y que a la fecha podrían ser adoptados, no solo se enfrentan al abandono, sino a la discriminación. Las 336 familias colombianas que están en lista de espera para acoger a un menor quieren niños “sanos” y, en su mayoría, menores de dos años.

Bajo el argumento de acabar con los estereotipos que se cuelan en las solicitudes de adopción y que marginan a estos niños a tener un hogar, el senador Orlando Castañeda, la representante a la Cámara Esperanza Pinzón, la concejal Clara Sandoval, la Organización Claudia Rodríguez de Castellanos, la Fundación Un Solo Corazón y la iniciativa 1H+1M (todos de ideología cristiana) lanzarán el movimiento “Yo Adopto- Niños con Papá y Mamá”, una propuesta que, según ellos, busca promover la adopción sin discriminar a ningún niño, pero entre parejas heterosexuales.

La presentación se hará a las 7:00 de la noche de este sábado, durante un encuentro en la calle 22C # 31-01 y al que están invitadas casi 1.000 familias. Los hogares que tienen hijos menores de edad con características especiales será uno de los temas del encuentro. Para esto, Isaiev Leygen y Svetlana, una pareja ucraniana que adoptó a siete niños portadores de VIH (acción por la que obtuvieron el reconocimiento “Familia Orgullo de Ucrania” en 2012), será una de las invitadas para dialogar con el público y contar su experiencia.

Polémica

Aunque pocos podrían criticar cualquier iniciativa que promueva la adopción en Colombia, especialmente cuando su mensaje es hacerlo sin importar las condiciones especiales del menor, el nuevo movimiento sí ha generado ampolla entre un sector de la sociedad: la comunidad LGTBI. Según sus líderes, a pesar de que buscan que al adoptar no se discrimine a ningún niño, la campaña en sí excluye a las parejas del mismo sexo.

La representante a la Cámara Angélica Lozano asegura que “esta organización, compuesta por los mismos promotores del referendo que pretende limitar la adopción sólo a parejas heterosexuales y es liderado por la senadora Viviane Morales, está usando de excusa a los niños para discriminar a los homosexuales. Más que un movimiento de la sociedad civil, es un movimiento religioso, un dogma que ve a los gais como enfermos”.

Más allá de la controversia, para Gonzalo Gutiérrez, representante legal del Centro para el Reintegro y Atención del Niño (CRAN), institución autorizada por el Estado para los procesos de adopción, es claro que la Corte Constitucional en su sentencia C- 577 de 2011 dio una definición de lo que significa familia: “aquella comunidad de personas emparentadas entre sí por vínculos naturales o jurídicos, que funda su existencia en el amor, el respeto y la solidaridad”. Agrega que tan sólo el 37% de las familias en el país están conformadas por mamá y papá, según el Departamento Nacional de Planeación, y que movimientos como “Yo adopto – Niños con papá y mamá” van en contra de la constitución de 1991 e implican un retroceso. “Al final del día, lo importante de la adopción es que las familias sean cuidadoras y garanticen los derechos de los niños, sin importar su orientación sexual o conformación”.

‘El ICBF tiene que replantear su tarea’

Para hablar de este nuevo movimiento y las críticas a su alrededor, El Espectador habló con la concejal de Bogotá Clara Sandoval, vocera del movimiento “Yo Adopto- Niños con Papá y Mamá”, quien defiende la iniciativa.

¿A través de qué iniciativas este nuevo movimiento promoverá la adopción en el país?

La situación de la adopción en Colombia es crítica. Las familias interesadas en este mecanismo son más extranjeras que colombianas y ha disminuido el porcentaje de niños adoptados en los últimos cinco años, pasó de 3.058 en 2010 a 1.148 en 2014. Queremos promover la campaña en dos frentes: la ejecución de debates de control político en el Congreso, para hacerle seguimiento al ICBF y evaluar la ley de adopción, y llevar a cabo más campañas para concientizar a la sociedad sobre este tema.

La organización que lidera se llama “Yo Adopto- Niños con Papá y Mamá”. ¿Esto excluye a parejas homosexuales?

Queremos brindarles la oportunidad a los niños de que tengan un papá y una mamá. Y es lo que ahorita tenemos en nuestro ordenamiento y, mientras eso siga, lucharemos para que un niño conozca a unos padres que le aporten a su desarrollo. Un menor, al que se le han vulnerado sus derechos, merece esa oportunidad.

¿Y qué pasa con las parejas solteras que quieran adoptar? ¿Son bienvenidas en el movimiento?

Aquí la prioridad son los niños. La adopción es un mecanismo de protección para los niños, no es una oportunidad para los adultos. Todos están bienvenidos porque el movimiento es abierto. Sin embargo, creo que el estado ideal para un niño es tener un papá y una mamá. Hay miles de parejas heterosexuales que pueden suplir esas necesidades de los niños que hoy están en situación de adoptabilidad.

¿Es decir que esta nueva campaña apoya el referendo que adelanta la senadora Viviane Morales?

Sí. Cuando se va a modificar algo tan importante como la familia, no se puede hacer a espaldas del país.

Varias personas de la comunidad LGBTI han manifestado su interés de adoptar niños en difícil condición de adoptabilidad. De aprobarse la adopción gay, ¿ésta no sería una contribución para que menos niños crezcan institucionalizados?

Les aseguro que sí hay parejas heterosexuales dispuestas a adoptar, miles de estas han acudido a nuestro llamado para participar al foro mañana. Con las parejas que hay se va a suplir esa necesidad, será un trabajo arduo pero lo haremos. Por eso tendremos de invitada a la pareja de ucraniana que adoptó siete niños con VIH. Queremos invitar a las personas para que adopten a esos niños que nadie quiere adoptar.

Usted ha afirmado que la adopción se ha convertido en un “negocio”. ¿A qué irregularidades se refiere?

Hay personas que han acudido a nosotros diciendo que quieren adoptar, para lo que necesitan alrededor de $9 millones porque, aunque se dice que la adopción es gratis, piden muchos requisitos económicos. Es muy triste pensar que hay algunos que tienen el dinero para adoptar y otros que no. Estamos dejando niños que sufran el abandono.

En el país, 5.283 niños no han sido adoptados porque tienen características especiales. ¿Cómo hacer para que los colombianos acepten estas diferencias?

Ese es precisamente el desafío. El primero paso es empezar, unirnos todos, tanto el sector público y privado. Esta es una experiencia que va a marcar a las familias que asistan al foro y que serán multiplicadoras de esa intención.

Uno de las trabas más frecuentes en la adopción es la falta de defensores de familia, que en promedio tienen a su cargo 100 casos. ¿Debe el ICBF replantear su modelo?

Definitivamente. En 2013, la entidad dijo que cada día en Bogotá dos niños eran abandonados. La cifra de abandono crece y la cifra de adoptados disminuye. Eso nos dice que el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar tiene que replantear su tarea, su política de adopción, de inversión, su personal. No hemos visto una campaña del ICBF donde se invite a la adopción. Vemos tan solo comerciales de los niños buscan su hogar. Falta motivación.

[email protected]

551921

2015-03-27T20:05:39-05:00

article

2015-03-28T09:51:43-05:00

none

Pilar Cuartas Rodríguez

Bogotá

Polémica por movimiento “Yo adopto –Niños con papá y mamá”

68

7790

7858