Polémica por supuesta reunión de Cambio Radical para hundir cupo de endeudamiento

Al parecer, el concejal Julio César Acosta se habría reunido con el ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, para tratar el tema.

Uno de los temas de gran importancia para la administración del alcalde Gustavo Petro por estos días es la aprobación, por parte del Concejo de Bogotá, del cupo de endeudamiento por 4,3 billones de pesos con el que se busca financiar obras claves para la ciudad.

Según informó La Silla Vacía, hace dos noches se reunió la bancada de Cambio Radical en el apartamento del concejal Julio César Acosta, uno de los indagados por el carrusel de la contratación, para hablar del cupo de endeudamiento que por estos días se discute en el Cabildo.

De acuerdo a la información emitida por ese portal web, en la reunión de Cambio Radial, en donde al parecer también estuvo presente el ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, se decidió de manera informal la no aprobación del proyecto al considerar que éste no tiene ningún sustento técnico.

“Los concejales agregaron que si lo aprueban tendría que ser con menos plata de la que Petro está pidiendo. Dos fuentes que asistieron a la reunión, pero que prefieren que se omitan sus nombres, le confirmaron a La Silla por separado que estuvo presente el ministro Germán Vargas Lleras, jefe de Cambio Radical”, señala la publicación.

Una de las personas que estuvo presente en la reunión y que pidió no ser identificada, en diálogo con La Silla Vacía, dijo que en el encuentro se determinó que si se le aprueba algo de plata será poquito. “No podemos permitir que con recursos públicos Petro haga sus dos campañas: la de la Presidencia y una para evitar que lo revoquen”.

Frente al tema, el concejal Julio César Acosta emitió un comunicado en el que desmintió la versión según la cual los cabildantes de Cambio Radical se habrían reunido en su apartamento con el ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, para ‘hundir’ el cupo de endeudamiento.

“No es cierto que nos hayamos reunido con el ministro en mi apartamento. Los concejales somos autónomos y solo velamos por los intereses de Bogotá, no por los intereses políticos de la Administración”, objetó Acosta.

Por su parte, el vocero de la bancada en el Concejo, Roberto Hinestrosa, afirmó que el ministro Germán Vargas Lleras no ha intervenido sobre las decisiones de Cambio Radical en el Cabildo Distrital.

“Somos un partido de oposición y no nos vamos a dejar presionar por el alcalde. Presentaremos nuestras ponencias sobre criterios técnicos y viables para la ciudad”, expresó Hinestrosa.

Cambio Radical es ponente de los dos proyectos presentados por la Administración. El concejal Julio César Acosta fue elegido para presentar ponencia sobre el proyecto que propone derogar la valorización y, el concejal Roberto Hinestrosa, fue elegido ponente para el proyecto que solicita el cupo de endeudamiento para financiar obras de la ciudad.

La solución que planteó la administración distrital consiste en financiar por cupo de endeudamiento 15 obras que hacen parte del cobro de valorización, entre ellas la Avenida Bosa, que tiene un costo de $298.000 millones; la Avenida la Alsacia, en la localidad de Kennedy, que costaría alrededor de $86.000 millones; la Avenida José Celestino Mutis, y la Avenida Rincón. Las obras que se financiarían por cupo de endeudamiento tienen un valor de $742.000 millones. Vale la pena decir que del mismo modo se financiarían dos cables aéreos en Ciudad Bolívar y San Cristóbal, Transmilenio por la Avenida Boyacá y el metro pesado.

La ventaja de este proyecto, según Petro, es que las obras se pagarían “hasta en 20 años” y no de contado, como se iba a hacer con el cobro de valorización. A manera ejemplo, el alcalde explicó cómo se haría la Avenida Bosa: “Esta obra sería fundamental para la movilidad de toda la localidad. Vale $208.000 millones; si la cobrásemos por valorización, como se sugería en las diversas fases, significaría que la población aledaña pagaría por valorización $208.000 millones. Nosotros consideramos que eso es inequitativo y absurdo”.