Policía de Bogotá ofrece recompensa por asaltantes de iglesia Inmaculada Concepción

El hecho, presentado en el barrio Chicó, se registró a apenas dos cuadras de un CAI. Rostros de cuatro de los delincuentes quedaron registrados en cámaras de seguridad del sector.

Policía de Bogotá

Las autoridades de Bogotá están tras la pista de un grupo de delincuentes que en la noche de este jueves protagonizaron un asalto en la iglesia Inmaculada Concepción, ubicada en el barrio Chicó. De acuerdo con el general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana de la capital, ya hay una recompensa por información que permita dar con la captura de los asaltantes. (Lea: Nuevo atraco masivo a feligreses en una iglesia del norte de Bogotá)

Según precisó este viernes el uniformado, el hecho se registró sobre las 7:30 de la noche, cuando alrededor de 80 personas departían en el centro religioso. Hasta allí llegaron al menos seis sujetos que, portando armas de fuego, intimidaron a aquellos feligreses –entre 12 y 15– que se encontraban más próximos a la puerta principal.

“Ofrecemos recompensa por estos cuatro hombres, señalados de ser los responsables del hurto a personas en la iglesia Inmaculada”, señaló Penilla.

Por al menos tres minutos, los asaltantes hurtaron celulares, cadenas, carteras, dinero y relojes. De acuerdo con la Policía, cuatro de ellos fueron identificados por las cámaras de seguridad del sector y la recompensa por pistas sobre su paradero se tasará según la pertinencia de la información.

La iglesia, ubicada a dos cuadras de un CAI sobre la carrera 11 y otro sobre la carrera 15, acoge semanalmente un grupo de personas que se reúnen a rezar en el lugar.

Este atraco es el segundo que ocurre a una iglesia en apenas 10 días de noviembre, luego del asalto a la parroquia Nuestra Señora de Luján, en la localidad de Engativá, cuando dos personas ingresaron al lugar y se hicieron pasar por una pareja que buscaba asesoría matrimonial, luego retuvieron a 15 personas y las atracaron.

“Yo lo único que hacía era pedirle a Dios y mirar al tipo a los ojos para que no me disparara. Ellos llegaron y nos dijeron que eran Policía Judicial, nos mandaron adelante y nos dijeron que soltáramos todo”, contó a BluRadio una de las mujeres víctimas del robo.