Policía ofrece $10 millones por responsables de incinerar vehículo de Uber en Bogotá

La institución repudió los hechos que rodearon la quema de un automotor en la localidad de Suba, al parecer, por estar adscrito a la plataforma tecnológica. Serían tres los implicados.

Tomada de Twitter @williamsilva23

Fue una acción “terrorista y criminal”. En estos términos calificó la Policía de Bogotá los hechos que rodearon la incineración de un vehículo presuntamente adscrito a la aplicación Uber en el noroccidente de la ciudad y que habría sido hostigado y atacado por un grupo de taxistas. Según las autoridades, ante la gravedad de los hechos, se ofrece una recompensa de hasta $10 millones para quien permita dar con los responsables. (Lea: Taxistas hostigaron, persiguieron y quemaron vehículo de Uber en el noroccidente de Bogotá)

De acuerdo con el coronel Germán Jaramillo Wilches, jefe de la seccional de Tránsito y Transporte de Bogotá, se intensifican los operativos para dar con el paradero de al menos tres personas, quienes son señaladas de interceptar el vehículo en inmediaciones de la Avenida Boyacá y de perseguirlo hasta el barrio La Conejera, donde fue rociado con gasolina y quemado.

“Se avanza en las investigaciones y se ha hecho toda una trazabilidad y recorrido de los responsables gracias a las cámaras que se ubican en el sector, donde se desplazaba el vehículo afectado en Prado Veraniego hasta donde se presentaron los hechos. Estamos avanzando en elementos materiales probatorios”, declaró el uniformado, quien sostuvo que, según el testimonio del conductor afectado, efectivamente fueron taxistas quienes lo hostigaron.

Por su parte, la Administración también manifestó su rechazo a los hechos violentos. Según el Distrito, se trabaja con la Policía y las Secretarías de Seguridad y Movilidad para dar con el paradero de los responsables de "este acto criminal".

Según el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, se está recolectando información de las cámaras de seguridad del sector para la identificación y judicialización de los responsables. “Desde el Distrito rechazamos cualquier acción que involucre la violencia y la justicia por mano propia”, dijo el funcionario.

Entretanto, la Secretaría de Movilidad anunció que acompañará la investigación aportando toda la información necesaria para identificar a los involucrados y reiteró que seguirá trabajando de la mano del gremio de taxistas con el fin de mejorar la calidad del servicio que ofrecen.

"El Distrito considera urgente y prioritario que la regulación nacional defina sobre la legalidad de Uber, y otros servicios de transporte público no convencional, en todas las ciudades del país", indicó la Administración. 
 
Al parecer, en el carro tipo taxi involucrado en los hechos se movilizaban tres personas, quienes son señalados de intimidar a los tres pasajeros del vehículo particular, acusándolos de estar prestando el servicio de Uber. Se estima que uno de los conductores implicados en el hecho se movilizaba en un taxi Kia Picanto de placas 883.
 
“Rechazamos y repudiamos este tipo de comportamientos.La invitación a los taxistas es a que informen y nos ayuden a identificar a las personas que protagonizaron estos hechos terroristas y criminales”, agregó el coronel Jaramillo, que anunció que también se intensificarán los operativos contra el transporte ilegal en el país.

Según ha trascendido, tras una persecución que se extendió por varias calles y al verse acorralado por un grupo de taxistas, el conductor del vehículo particular optó por abandonar el automotor. En ese momento, le rociaron gasolina al carro y lo incineraron.

“Encontramos el vehículo completamente quemado y el afectado nos manifestó que varios taxistas lo amenazaron con un arma de fuego y después accedieron a prenderlo por completo”, aseguró el cabo Rafael Penagos, del Cuerpo de Bomberos de Bogotá, en declaraciones que recoge Blu Radio.

Desde la aparición del servicio de transporte Uber en el país, los taxistas se han mostrado dispuestos a hacer lo que sea necesario para frenar esta competencia. Desde conductos legales hasta la utilización de vías de hecho, representadas en ataques a los carros que prestan este servicio, los conductores de servicio público no se han quedado quietos.