Policías de Bogotá, sin gasolina