Polo suspende a Venus Albeiro Silva por salvar Plan de Desarrollo de Peñalosa

El concejal actuó por cuenta propia y, contrario a lo que buscaba su partido –que le apostaba a hundir el proyecto por considerarlo lesivo– terminó dándole un respiro a la Administración.

Venus Albeiro Silva, concejal del Polo. El Espectador

La comisión de ética del Polo Democrático sancionó por un periodo de tres meses al concejal de Bogotá Venus Albeiro Silva, quien a última hora, terminó salvando el Plan de Desarrollo del alcalde Enrique Peñalosa en el Cabildo Distrital que, entre otras, incluyó la autorización para la venta de la ETB.

Contrario a lo que había acordado la bancada del partido en el Concejo (opositor al alcalde), Silva radicó el pasado viernes 27 de mayo su ponencia sobre el Plan de Desarrollo de Bogotá media hora antes de que se le venciera el plazo y, con esto, lo salvó de hundirse. (Lea: "Por mí no se iba a salvar la ETB": concejal Venus Albeiro Silva)

Según el reglamento del Concejo, después de radicadas las ponencias deben pasar dos días para iniciar la discusión en plenaria en segundo y último debate. Si Silva lo hubiera hecho el domingo, no se habría podido hacer nada para salvar el proyecto, ya que el debate hubiera arrancado el miércoles primero de junio y no el 31 de mayo, que es el último plazo que exige la ley.

Era una jugada política a la que el Polo quería apostarle para hundir un proyecto que considera lesivo para la ciudad, pero el concejal Silva decidió actuar por cuenta propia, consultándolo solo con el grupo político que orienta dentro del partido, mas no con el resto de la bancada. (Lea: Plan de Desarrollo de Bogotá, en manos de un concejal del Polo)

“El concejal incumplió las orientaciones brindadas por la bancada, consistente en que se tomara el mayor tiempo posible para que se presentara la ponencia (…) tampoco dio cumplimiento al compromiso fijado por la bancada de discutir dicha ponencia con todos los concejales del Polo antes de ser radicada”, sostiene la comisión de ética de la colectividad.

Si el proyecto de Plan de Desarrollo se hubiera hundido, el alcalde Enrique Peñalosa lo habría podido dejar vigente por decreto. En este habrían quedado las propuestas tal y como las presentó al Concejo, sin los cambios que los concejales le hicieron en el primer debate. Sin embargo, no hubiera podido incluir los artículos en los cuales les pedía a los concejales que le dieran facultades para tomar ciertas decisiones.

Es ahí donde entraba la posibilidad de que pudiera vender la ETB. En ese caso, el mandatario habría tenido que presentar un proyecto independiente para que el Concejo decidiera si se lo permitía.