Polo y Progresistas, el acuerdo de las mujeres

En medio de la jornada del Día sin Carro, Clara López y María Mercedes Maldonado firmaron su alianza en nombre de políticas bandera que ha impulsado el alcalde Gustavo Petro.

En un acto público, en el parque de la Pola, se concretó la alianza que suma apoyo a la idea de la izquierda de mantenerse en la Alcaldía de Bogotá / Gustavo Torrijos
En un acto público, en el parque de la Pola, se concretó la alianza que suma apoyo a la idea de la izquierda de mantenerse en la Alcaldía de Bogotá / Gustavo Torrijos

Clara López saludó ayer a mucha gente que asistió al acto en el que adhirió a su campaña María Mercedes Maldonado, candidata de Progresistas. Y entre tanto nombre que lanzó al aire, llamó la atención el de Gustavo Petro Sierra, padre del alcalde Gustavo Petro. Fue tan solo una muestra de la venia que el mandatario le ha dado a esta alianza entre el movimiento que fundó y el partido del que una vez se fue (el Polo Democrático) denunciando militantes corruptos.

Era previsible que los puntos del acuerdo se centraran en la política social, en cuya esencia coinciden polistas y progresistas. En ese sentido, López se comprometió a hacer énfasis en el acceso de los niños a los primeros tres grados de educación y a impulsar la jornada única en los colegios. En salud, a abrir gradualmente el Hospital San Juan de Dios, como ya lo comenzó a hacer el gobierno Petro; en cuanto al sistema de aseo, defenderá la empresa pública dedicada a esa labor (Aguas de Bogotá) “corrigiendo las fallas”, y a mantener el programa de inclusión de los recicladores, ambos estandartes de la actual administración.

La candidata del Polo asumió, en lo que tiene que ver con ordenamiento territorial, la misión de controlar la expansión de la ciudad, particularmente en la Sabana, y de consolidar la reserva Thomas Van Der Hammen. Y sobre movilidad, comenzará a construir la primera línea del metro tal y como está diseñada hoy.

La defensa del Proceso de Paz y de la política pública de la mujer integra otros dos puntos del acuerdo, y capítulo aparte mereció la lucha anticorrupción: reformará la Veeduría Distrital para darle más dientes que le permitan cumplir con su papel fiscalizador y creará una comisión que esté encima de los contratos de mayor cuantía.

Clara López, como lo contó ayer este diario, asumió así, de forma oficial, una defensa parcial de la Bogotá Humana de Petro, con quien ella, de todas formas, nunca había marcado una distancia insuperable en la campaña. Esto debido a que uno de sus caballitos de batalla ha sido la defensa del legado de política social de los tres gobiernos de izquierda.

Con la adhesión de Maldonado a su campaña quedan en contienda siete de los nueve candidatos que se inscribieron en un comienzo para disputarse la Alcaldía. La semana pasada, cabe recordarlo, renunció Carlos Vicente de Roux, de la Alianza Verde.

La campaña está en su recta final, a tan solo 34 días de las elecciones. Por eso, alianzas como estas llegan en un momento definitivo para los candidatos. El lunes, por ejemplo, Rafael Pardo (partidos Liberal y La U) firmó un compromiso con el candidato al Concejo Diego Cancino, que viene del ala de los Visionarios del exalcalde Antanas Mockus, al punto que este ha trinado sus propuestas en su cuenta de Twitter. “Asignaré cerca de medio billón de pesos para la política de cultura ciudadana”, anunció el candidato.

Terminaron sembrando un árbol, muy acorde con la movilización que el Distrito impulsó ayer para lanzar u SOS por el clima.

Día sin carro (y sin jardines)

La política se movió durante todo el día, no solo por la formalización del acuerdo entre López y Maldonado, sino por la movilización que impulsó el Distrito para defender el medio ambiente en medio del Día sin carro y sin moto. Al cierre de esta edición la Secretaría de Ambiente reportaba una disminución de material particulado de 24% respecto a un día normal, que se consideró como positivo.

Las críticas a esta jornada llegaron no solo de Fenalco, que, como es costumbre, da cuenta de pérdidas para el comercio, sino porque los jardines del Distrito no abrieron sus puertas ayer. ¿La razón? Desde el viernes pasado les llegó una circular de la Alcaldía en las que les anunciaban a profesores y coordinadores que la jornada hoy era para marchar. Así lo comprobó este diario al llamar a cuatro jardines.

Cada mes, en estos establecimientos los docentes realizan un día pedagógico en el que no atienden a los niños porque se dedican a labores de planeación de actividades. En esta ocasión, el mandato fue realizar esa jornada ayer con la justificación de la marcha.

El concejal Juan Carlos Flórez (ASI) dijo que a su oficina llamaron madres muy molestas, por lo que su equipo de colaboradores llamaron a colegios de Kennedy, Bosa, Suba, Rafael Uribe y Teusaquillo y verificaron que los jardines distritales no abrieron hoy sus puertas, mientras que los cofinanciados, en los que participan privados, sí. De los primeros, en toda la ciudad, hay 338 en los que atienden a diario a 45.300 niños. “Esa marcha es política”, advirtió el concejal. “Cerrar los jardines afectando la prestación del servicio no tiene presentación”.