Ponen en servicio 36 nuevas camas en USS de Kennedy de Bogotá

La nueva infraestructura aliviará la ocupación del servicio de urgencias y de post parto. Demandaron una inversión de $380 millones.

Secretaría de Salud de Bogotá

La red pública hospitalaria de Bogotá no solo padece problemas de hacinamiento, falta de medicamentos e insumos. El déficit de camas para atender a los pacientes es otra de las dificultades para la prestación del servicio. Buscando hacerle frente a esta situación, este jueves la Secretaría de Salud puso al servicio de la Unidad de Servicios de Salud Occidente (USS) de Kennedy 36 nuevas camas para atender medicina interna y ginecología.

Según la administración, para poner en marcha el plan de ampliación se invirtieron recursos por $380 millones, lo cual permitió remodelar el pabellón del quinto piso de la Unidad. Con la dotación de camas, dice el Distrito, el hospital cuenta ahora con 113 camas habilitadas, con lo que se espera mejorar la calidad de la atención a los más de 2’500.000 habitantes.

“Las nuevas camas son electromecánicas, están provistas con sistema de RCP para la reanimación cardiopulmonar, control de posiciones en baranda, sistema de bloqueo, frenos en las cuatro ruedas y sistema neumático para las barandas”, explicó la Secretaría de Salud.

La renovación de la infraestructura incluyó dos habitaciones para la atención de pacientes en condición de aislamiento, la intervención de acabados en 36 habitaciones y corredores (cielo rasos, pisos y muros) y la reposición de redes hidráulicas, sanitarias y eléctricas.

“Una de las principales mejoras es la construcción de un baño en cada habitación. En total se intervinieron 656 metros cuadrados, además se destinaron recursos en camas, mesas, cortinas y otros accesorios para aumentar la privacidad, seguridad y confort de los pacientes y sus acompañantes en las habitaciones”, agregó la administración.

Se calcula que, mensualmente, en la sala de observación de urgencias del Hospital de Kennedy son atendidos alrededor de 1.800 pacientes, 60% por medicina interna. Con las camas adicionales, sostiene el Distrito, el Hospital suma 316 habilitadas, de las cuales 60 son para medicina interna y 53 para ginecología.  

“Así generamos acciones para contribuir a la disminución del hacinamiento en la red pública hospitalaria, gracias a la prestación servicios de salud humanizados, seguros y socialmente responsables”, señaló por su parte Victoria Eugenia Martínez, gerente de la Subred Integrada de Servicios de Salud Suroccidente.