Por nuevo cobro de valorización 500.000 bogotanos pagarían $1,9 billones

La iniciativa del Distrito, que tendrá que ser aprobada por el Concejo Distrital, cobijaría a propietarios de estratos 4, 5, y 6, así como a predios no residenciales (de uso comercial o industrial).

La Administración de Enrique Peñalosa afina detalles para presentar al Concejo un nuevo recaudo por valorización en Bogotá, el cual ascendería a $1,9 billones y tocaría los bolsillos de al menos 500.000 propietarios de predios. La razón es que el Distrito no cuenta con los recursos suficientes para desarrollar las obras contempladas en su Plan de Desarrollo.

Aunque la iniciativa fue confirmada en diciembre pasado por Yaneth Mantilla, directora del IDU (Instituto de Desarrollo Urbano), en las últimas horas la emisora Caracol Radio pudo establecer que los dineros estarán orientados a la construcción 25 obras de infraestructura divididas en cuatro grandes proyectos, que abarcan también 10 nuevos parques y la financiación de 53 kilómetros de ciclorrutas. (Lea: Se viene nuevo cobro de valorización para el 2017 en Bogotá)

El proyecto de valorización –que se cobraría únicamente a propietarios residenciales de estratos 4, 5 y 6– sería presentado al Concejo a más tardar el próximo 8 de mayo y según Caracol Radio, podría pagarse en cuotas anuales por un periodo de cinco años; sin embargo, quien efectúe un único pago podría tener un 10% de descuento.

Los llamados a pagar las obras serían 290.000 predios no residenciales (de orden comercial o industrial) y al menos 310.000 de uso residencial. De ellos, el 50% (155.000) pagaría alrededor de 2’300.000, mientras que 77.500 (25%) tendrían que pagar hasta 3’800.000 y el 25% restante realizaría contribuciones según la cercanía del proyecto.

Los cuatro ejes de inversión estarían organizados así:

Eje oriental El Cedro: asciende a $1,26 billones y contempla los recursos para el Transmilenio por la Carrera Séptima, entre la calle 32 hasta la 100, que ascenderían a $700.000 millones.

Eje Córdoba: abarca recursos por el orden de los $312.323 millones e incluiría la continuación de La Avenida Sirena o calle 153.

Eje San Francisco: compromete recursos por $115.600 millones, que pagarán propietarios de 38.910 predios, ubicados entre las calles 26 y 22, así como desde la carrera 50 hasta la Avenida Ciudad de Cali.

Zona industrial: abarca dineros por $275.574 millones destinados a la construcción de malla vial en la zona industrial de Puente Aranda y Fontibón.

La necesidad de los nuevos cobros es porque no hay plata para todos los planes en movilidad. De los $43,5 billones que sueña invertir, actualmente la Administración cuenta solo con $15,7 billones como recursos ordinarios (es decir que cuentan con una fuente segura de financiación). Este monto, sumado a los $13,8 que tienen para el metro, eleva el presupuesto $29,5 billones. Y si a esto se agregan los $9,5 billones que esperan conseguir en los próximos cuatro años a través de las alianzas público privada (APP), el presupuesto llega a los $39 billones.

Es decir, aún faltarían $4,5 billones. Estos dineros son los que el Distrito espera reunir con el pago de impuestos, como lo explica en el artículo 123 del Plan de Desarrollo (fuentes de financiación). En el numeral cinco se habla de “recursos adicionales”, entre los que están la valorización, los cobros por congestión, el pago voluntario por libre circulación (pico y placa), contribución a parqueaderos, peajes urbanos y cobro de alumbrado público, entre otros.