¿Por qué los biciusuarios no usan las ciclorrutas?

La inseguridad es una de las excusas de los ciclistas para no usar los carriles exclusivos. La administración señala que está tomando medidas para protegerlos en los puntos calientes.

El Distrito está interviniendo las zonas críticas que cuentan con el mayor número de denuncias por hurto.Archivo El Espectador.

La ciudad cuenta con 476 kilómetros de ciclorrutas. Y a pesar de ser una de las más amplias de Latinoamérica, es frecuente ver a muchos biciusuarios transitando por las calles, generando un factor de riesgo. Pero, ¿por qué no usan estos corredores exclusivos? La respuesta de un gran número de ciclistas apunta a lo mismo: transitar por estos corredores es más un problema, que un privilegio.

A los frecuentes problemas de infraestructura como la falta iluminación, los huecos, las alcantarillas, la invasión de vendedores o los desniveles generados por las raíces de los árboles, se suma una preocupación mayor: la falta de seguridad. Muchos creen que recorrer estos corredores aumenta el riesgo de ser asaltados y por eso prefieren bajarse del andén para transitar por las avenidas. No obstante, su estrategia al parecer poco les ha servido, ya que los ladrones los acechan en cualquier lugar. 

>>> LEA: La mala hora de los biciusuarios

Al menos, así lo confirma Guillermo Salamanca, quien depende por completo de su cicla. Trabaja repartiendo domicilios y en menos de un año le han robado tres bicicletas. La primera vez fue en octubre de 2016, cuando tres sujetos lo atracaron en la carrera 30 con calle 8. La segunda fue en junio cuando, por un descuido, la dejó cinco minutos al frente a una farmacia del exclusivo barrio Rosales y al salir ya no estaba. Él sospecha de un grupo de personas que cuidan carros en la zona.

La última se la robaron el pasado 29 de agosto, en la carrera 4 con calle 6. En esta ocasión la violencia fue total. Frenó por el tráfico y un ladrón lo tomó del cuello y lo bajó de la bici. Otros dos llegaron y lo amenazaron con armas de fuego. Así se llevaron su tercera bici mientras apuntaban a los transeúntes que estaban por el lugar.

Como Salamanca, otros 1.079 biciusuarios (886 hombres y 194 mujeres) han denunciado este año haber sido víctimas de robos. De acuerdo con estadísticas de la Policía, Chapinero central es el barrio con mayor número de denuncias por hurto, con 19 casos. Le siguen Suba Centro, con 15; Chicó, con 14; Galerías y Patio Bonito, con 13; Fontibón y Santa Bárbara, con 11; Barrios Unidos y La Castellana, con 10; Chicó Norte, con 9; el Antiguo Country, Ciudad Kennedy, Suba Rincón, Cedritos, Minuto de Dios y Mazurén, con 8. Al analizar las cifras por localidad, se encuentra que Suba es la más afectada por este delito, con 237 denuncias, seguida por Usaquén (114), Chapinero (112) y Kennedy (107).

Ayuda virtual

Ante este panorama, los propios biciusuarios han creado aplicaciones para reportar alertas sobre zonas peligrosas para su comunidad. Al revisar sus resultados, la mayoría coincide con las estadísticas de la autoridades. Una de ellas es Biko, la cual los ciclistas han convertido en una herramienta para apoyarse entre sí, reportando los peligros que se encuentran cuando pedalean.

Según Enrique Cuéllar, cofundador de la aplicación, los ciclistas bogotanos han hecho este año 317 reportes en la app. Las mayor cantidad de quejas se concentran en zonas como los alrededores de la carrera 30 con calle 80, donde los usuarios de Biko han hecho 13 reportes de robo; las cercanías al estadio El Campín, donde hay 18; o la calle 127, entre autopista Norte y la carrera 19.

Aunque los ciclistas creen estar más seguros zigzagueando entre carros y buses, que tomando las calzadas exclusivas para sus desplazamientos, en realidad la Policía solo tiene 68 reportes sobre robos en estas rutas. Por el contrario, en las vías públicas se han denunciado 678 hurtos. Los parqueaderos son el tercer sitio más inseguro para las bicicletas, pues en estos espacios se han robado 57 vehículos. Sobre los móviles de los robos también hay un dato particular: el elevado número de atracos en el que los victimarios van a pie: 769. Otros 222 hurtos se hicieron mientras los ladrones iban a bordo de una bicicleta, y 64 más, en una moto.

Más seguridad

Si hay algo claro es que hay que aumentar la seguridad en los corredores, una tarea que desde enero adelantan la Gerencia de la Bici y la Secretaría de Seguridad, especialmente en zonas difíciles. “Esto ha sido complementado por la operación de tres rutas de Onda Bici Segura en la Av. Cali, en la Calle 80 y por el canal Juan Amarillo, lo cual permiten a ciclistas viajar en caravanas acompañadas. Gracias a esto, hemos ampliado cobertura de 7 a 10 Localidades, pasando de 13 a 23 tramos. Trabajamos para implementar un sistema voluntario de registro de bicicletas, que permita devolver al propietario las ciclas recuperadas y hacer control a establecimientos que vendan bicicletas robadas”, afirma David Uniman, gerente de la Bici, entidad de la secretaría de Movilidad, quien recomienda a los ciclistas usar todos los elementos de seguridad y evitar bajarse de sus calzadas a las avenidas para tener un viaje seguro.

La Secretaría de Seguridad, por su parte, ha puesto en marcha una estrategia de inteligencia con la SIPOL y la SIJIN, mediante la que esperan identificar plenamente y desarticular bandas dedicadas al hurto de bicicletas. Asimismo, han puesto la lupa sobre establecimientos comerciales de ventas de bicicletas, en los que reforzarán los operativos de control.

últimas noticias

Las apuestas del Distrito en el plano social