Por segunda vez en el año se inundó el deprimido de la calle 94, en el norte de Bogotá

Las lluvias causaron estragos en la estructura que fue inaugurada el 22 de marzo, y que ya se había inundado en mayo. El Distrito aún no se pronuncia.

Cortesía.

Solo dos días duró el brillo de sol en medio de esta segunda temporada de lluvias en Bogotá. Este jueves regresaron los aguaceros, y con ellos los estragos. Varios empozamientos se registraron en el norte de la ciudad, pero el que más alertó a la ciudadanía fue la nueva inundación del deprimido de la calle 94 con NQS, inaugurado el pasado 22 de marzo y que ya había sufrido una grave inundación en mayo. 

Aunque varios vehículos que intentaron pasar por el túnel lo lograron, muchos se quedaron en medio de las aguas. Vehículos particulares, taxis y motos, quedaron detenidos antes de ingresar a la estructura. Así como en la pasada inundación fue simbólica la imagen de un vehículo con el agua casi cubriéndolo por completo, en esta ocasión la imagen de una ruta escolar, que no tenía niños en su interior.

Al lugar llegaron miembros del Cuerpo de Bomberos para rescatar al conductor y la monitora, únicos ocupantes de la ruta escolar, y ayudar a los otros vehículos que presentaron complicaciones. También llegaron funcionarios del Acueducto, quienes se encargaron de disminuir el volumen de las aguas. Por ahora, ni el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), ni el Acueducto, han dado explicaciones sobre el hecho.

Las imágenes y videos del hecho, desde distintas perspectivas, inundaron las redes sociales: