IV Encuentro de Liderazgos LGBT: A enfrentar el conservadurismo religioso

hace 1 día

"Prefiero que digan que hay congestión y no que niego atención a pacientes": secretario de Salud

Luis Gonzalo Morales, en cabeza de la Secretaría Distrital de Salud, habló con El Espectador sobre los hallazgos presentados por la Personería de Bogotá en los que se denunció hacinamiento y falta de insumos y medicamentos en la red pública hospitalaria.

Cortesía: Alcaldía de Bogotá

El secretario de Salud de Bogotá, Luis Gonzalo Morales, habló con El Espectador sobre los hallazgos anunciados por la Personería de Bogotá en los que denunció  hacinamiento y falta de insumos y medicamentos en la red pública hospitalaria.

Según el funcionario, en Bogotá hay un déficit de cerca de 4.000 camas hospitalarias, una situación que se intensifica en el sur de la ciudad, donde habitantes de Usme y Ciudad Bolívar (localidades sin hospitales) deben ser atendidos en Meissen y el Tunal, catalogados por la Personería como los más hacinados en un 328% y 424%, respectivamente.

“Por esta época hay aumento en la demanda por infecciones respiratorias. Meissen es un hospital que sí se encuentra congestionado, eso lo verificamos el sábado. Los viernes y sábados sube la demanda y nosotros tenemos que desplegar todas las estrategias para disminuir el hacinamiento y reducir la congestión, por eso trasladamos pacientes de Meissen al Tunal, a Kennedy o para donde sea necesario”, indicó el funcionario.

Agregó que la solución de fondo a este problema tardará algún tiempo pues se trata de la contratación de un nuevo hospital para la localidad de Usme con 220 camas, el inicio de obras para la segunda torre del hospital de Meissen con 100 camas y la ampliación de urgencias y cuidados intensivos de El Tunal que va a pasar de dos a cuatro pisos.

En cuanto al señalamiento de la Personería sobre la inclusión de sillas reclinables y de plástico en el conteo de las camillas para aumentar la capacidad instalada en los hospitales de la red pública, Morales afirmó que, efectivamente, en se incluyen las sillas reclinomatic “porque muchos pacientes en urgencias no necesitan estar acostados, pueden sentarse mientras se les hace la debida valoración y se define si se va a su casa o se hospitaliza”. También, agregó que por el déficit de camillas hay pacientes que pueden permanecer en urgencias 24, 36 o 72 horas, a la espera de que se le pueda conseguir una.

“Utilizamos la metodología para medir los servicios de urgencia que tiene aprobada la OMS, contabilizamos también las sillas reclinomatic y eso está permitido, lo que no se puede contar son las sillas de plástico. Otra cosa es que uno tiene que hacer las mediciones todos los días del año, no es que usted vaya un viernes en la noche (el día y la hora más congestionada) encuentre que hay sobreocupación y salga a decir que eso pasa siempre en todos los hospitales públicos, eso no es así”, dijo el secretario.

“Un hospital no es como un parqueadero que cuando se llena sacan un letrero que dice “no hay cupo”, nosotros no podemos hacer eso, lo que tenemos que hacer es atender los pacientes y expandirnos a veces hacia los pasillos. Prefiero que me digan que está congestionado a que me digan que no atiendo a los pacientes”, expresó el funcionario quien prefiere que expandir la atención a los pasillos y, en caso tal, hasta el parqueadero – como se hizo el pasado 17 de enero, tras el atentado en la Escuela General Santander – cuando se instalaron carpas en el parqueadero para hacer la atención inicial de pacientes.

Volviendo al déficit de camas, Morales dijo que se trata de una responsabilidad, tanto del sector privado, como del público, pues de las 4.000 camas que le hacen falta a la ciudad, apenas 1.000 o 1.500 tendrían que ser saldadas por la red pública de salud. Esto, teniendo en cuenta que el 85% de pacientes de Bogotá, están afiliados a EPS privadas.

Por tanto, ambos sectores están realizando acuerdos que quedarán incluidos en el POT, con el objetivo de que los privados puedan construir más infraestructura hospitalaria, especialmente en el sur de la ciudad, obteniendo facilidades como: ampliación de la ocupación de los terrenos para que cuenten con más espacio, liberar altura para infraestructura hospitalaria, reducir cargas urbanísticas y ofrecer la posibilidad de que los terrenos donde se vaya a construir o a ampliar infraestructura hospitalaria se puedan declarar de interés público.

Mientras tanto, la Secretaría de Salud adelantará la entrada en operación de nueve Centros de Atención Prioritarias (CAP) para ayudar a atender la demanda que se tiene en urgencias y habilitará una plataforma digital destinada a resolver las quejas de los pacientes.

¿Falta de insumos, medicamentos y equipos dañados?

“Esto es una red, los hospitales están interconectados de manera permanente las 24 horas al día, a veces, por alguna circunstancia, se acaba un insumo en un hospital, pero nosotros con la red lo reemplazamos rápidamente. No hay falta de insumos, tenemos garantía de todos los insumos y medicamentos, en eso venimos trabajando desde que esto se convirtió en una red integrada”, aseveró el secretario de Salud de Bogotá.

Agregó que el único equipo que presenta problemas es el tomógrafo del hospital de Meissen y los pacientes que demanden el uso de este equipo son remitidos al hospital de El Tunal.

“Vaya a cualquier hospital privado y están igual. Lo que pasa es que como se anuncia el cierre de Medimás los privados no reciben el paciente, nosotros no podemos hacer eso entonces. Siempre, cuando liquidan una EPS, nosotros pagamos las consecuencias y eso ya lo pudimos evidenciar. Este sábado ya tuvimos pacientes que no están atendiendo en otros lugares y terminan en la red pública. Eso nos va a generar más congestión, con toda seguridad”, concluyó el funcionario quien hizo un llamado al Gobierno Nacional y a la Superintendencia de Salud para que los privados también atiendan pacientes de Medimás. (Noticia relacionada: Secretaría Distrital de Salud hizo un llamado para que se garantice atención a afiliados de Medimás)