Preguntas para Carlos Vicente De Roux

Cabeza de lista al Concejo de Bogotá por el Movimiento Progresistas. Fue Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

¿Qué efectos tiene en la ciudad la corrupción de entidades como el Concejo mediante los contratos con entidades del Distrito?
Bogotá ejecuta más o menos 10 billones de pesos al año. Si en un cálculo conservador se estima que el 10% de eso se lo roban, estamos hablando de un billón de pesos. Esto equivale, aproximadamente, a la mitad de la inversión de la ciudad en educación.

¿Qué se puede hacer para que los concejales no coopten el sistema de contratación del Distrito?
Es difícil que un concejal controle a sus propios colegas. Lo que se puede hacer desde el Concejo es una reingeniería para identificar el conjunto de recursos públicos que están a disposición de los funcionarios de la administración y que pueden ser manejados por éstos discretamente, con muy bajos niveles de control.

¿Qué ha pasado con las denuncias que usted y Gustavo Petro hicieron sobre los vínculos de cuatro concejales de la U con el cartel de la contratación?
No estamos informados de los procesos de las autoridades penales y disciplinarias. Pero los candidatos de Progresistas al Concejo vamos a hacerle una propuesta constructiva a la lista de candidatos de la U, que divulgaremos próximamente. Queremos hacer un control mutuo de las financiaciones de nuestras respectivas campañas, ya que por ahí comienza la corrupción.

¿Cuál es su propuesta para el crecimiento de Bogotá?
Nosotros proponemos un modelo de construcción que significa la posibilidad de crecer en altura en las áreas centrales de la capital, que libere suelo para el espacio público y las vías. Esa renovación urbana tendría que hacerse sin aplastar a la gente que vive allí. Pero tal vez la redensificación del centro no basta para la presión demográfica de la ciudad. Tarde o temprano tendremos que pensar en el desarrollo regional de una red de núcleos urbanos apartados de la capital, debidamente interconectados mediante infraestructura vial y de transporte.

¿Por qué no comparte la opción del crecimiento hacia la Sabana?
El problema es que expulsa a los pobres a la periferia, desde y hacia donde es demorado y costoso transportarse. No hay servicios ni centros sociales, ni oficinas públicas. Además, es muy agresivo con el medio ambiente porque se destruyen humedales, se acaban bosques y la ciudad se vuelve una lámina de cemento gigantesca.

¿Si fuera elegido apoyaría la implementación de las autopistas urbanas con peaje?
Me gusta la fórmula, pero según las experiencias de otros países la cosa no ha funcionado. Habría mucha presión del automóvil particular a copar esas autopistas, entonces se terminaría financiando infraestructura vial para los que pueden pagarla con los peajes. Terminamos creando dos segmentos: quienes van por las autopistas porque han pagado para estar ahí y el resto de la población. Otra forma de financiar la infraestructura vial y desahogar las finanzas distritales es con las tarifas de descongestión. Si se va a entrar a ciertas áreas de la ciudad hay que pagar. Eso hace que las zonas más congestionadas se desahoguen un poco porque mucha gente preferiría ir en transporte público para no tener que pagar por ir en vehículo particular.