Presupuesto de Bogotá para 2017, sin grandes cambios

Solo en dos años comenzarán las grandes obras que promete el alcalde, pues la inversión de 2017, según el presupuesto que discute el Concejo, no tiene un incremento significativo.

El Espectador

La Alcaldía expone por estos días ante el Concejo el presupuesto que ejecutará en 2017. Y aunque hay un aumento del 12 % frente al que ejecutó este año (que dejó Gustavo Petro), al analizar cómo se priorizaron las inversiones por sectores, la diferencia no es significativa.

Salvo el dinero para la construcción de Transmilenio por la Séptima, las grandes obras proyectadas en el Plan de Desarrollo de Enrique Peñalosa, como era de esperarse, no se ven reflejadas en las cuentas del próximo año. Esto, por sus costos y los procesos de planeación.

Si bien se planea abrir la licitación del metro a mediados del año entrante, ese proceso dura al menos seis meses y la construcción comenzaría en 2018. En el caso de las Alianzas Público Privadas (APP), con las que el alcalde pretende conseguir $13 billones, sobre todo para vías y troncales, las obras empezarían en mayo de ese año.

Las cuentas

Según la administración, el próximo año gastará $18,7 billones, de los cuales $15,3 serán para inversión (un poco más de $2 billones del presupuesto de este año). A la hora de analizar en detalle cómo se gastarán estos dineros, movilidad, educación y salud seguirán concentrando la mayor parte: 72,6 %.

En sintonía con su Plan de Desarrollo, Peñalosa le apostará fuerte a la Movilidad. En el proyecto de presupuesto 2017 se le asignan casi $2 billones a este sector (13,5 % de toda la inversión del Distrito el año entrante). Por su parte, la secretaría de Hacienda tiene $3,4 billones para Transmilenio, el SITP y el metro. Si se suman, se invertirán entonces $5,4 billones en infraestructura y Sistema de Transporte.

El sector Educación concentrará el 22% de la inversión; Salud, el 15%, seguidos por Integración Social; Cultura, Seguridad y Hábitat.

Vigencias futuras

En el proyecto de presupuesto 2017 la Alcaldía pide nuevas vigencias futuras, esta vez por $1,2 billones. Es plata que no corresponde a 2017, sino a 2018 y 2019. La administración le solicita al Concejo que le permita comprometerla desde el año entrante para asegurar la ejecución de algunos programas.

En movilidad se cuenta, por ejemplo, la puesta en marcha del sistema inteligente de semáforos, los andenes de la Zona Rosa y la Zona G, la Red Peatonal Sabana y la construcción de algunas calles. También, asegurar por los siguientes tres años la contratación de los trabajos de conservación de vías, con el fin de que no se detengan esas intervenciones.

Para Integración Social, el objetivo es contratar desde el año entrante la adquisición de alimentos que van para cabildos indígenas, jardines y hogares de adultez. Y para la Secretaría de la Mujer se pretende contratar la puesta en funcionamiento de las casas refugio hasta 2019, para garantizar la continuidad de la atención y no interrumpirla en medio de trámites contractuales cada año.

Sin que se haya dado formalmente el primer debate en el cabildo, ya se escuchan algunas críticas por supuesta disminución de recursos en algunos programas sociales. La administración, por su parte, resalta que gran parte de la inversión será en infraestructura social como la construcción de seis colegios nuevos, el diseño de otros 20, la construcción de cuatro centros de atención prioritaria en salud (CAPS) y la terminación de las obras de los hospitales de Kennedy y Meissen. La comisión de Hacienda debe dar el primer debate antes de que termine el mes.

Temas relacionados

 

últimas noticias