Pretendía robar un banco cargado con falsos explosivos en Bogotá

Para desviar la atención de las autoridades, detonó artefacto de bajo poder fuera del centro comercial Plaza Imperial, en Suba. La Policía, luego de descubrir que el sujeto portaba una carga simulada, lo capturó. Dijo que lo obligaron.

Óscar Pérez

Momentos de tensión se vivieron en la mañana de este miércoles en el centro comercial Plaza Imperial, en la localidad de Suba (noroccidente de Bogotá). Un joven, de 25 años y oriundo de Tumaco, intentó asaltar la sucursal de un banco cargado con falsos explosivos. Por fortuna no hubo víctimas. (LEA: Hombre que dijo tener explosivos ingresó a banco en Centro Comercial Plaza Imperial de Suba)

El caso se registró pasadas las 11:00 de la mañana, cuando se escuchó la detonación de un petardo de bajo poder en una de las canecas de basura, ubicadas a las afueras del centro comercial. Fue justo en ese momento que el delincuente aprovechó la confusión para ingresar a un banco. Una vez en la sucursal, lanzó la frase que generó terror entre empleados y clientes: anunció que era un asalto y que portaba explosivos. 

De inmediato, el administrador del centro comercial ordenó la evacuación de todos los locales y cerró las instalaciones. Los primeros en llegar fueron los bomberos. Luego, la Policía y su personal de antiexplosivos. De acuerdo con el general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, corroboraron la información del supuesto “ladrón bomba”.

En imágenes: momentos de tensión en el c. comercial Plaza Imperial de Bogotá

Sin embargo, los expertos en explosivos, tras una inspección inicial y cumpliendo todos los protocolos, descubrieron que lo que portaba el sujeto era una carga simulada. “Fue cuando procedimos a la captura de esta persona, quien se encuentra bajo custodia de la Policía Judicial. La situación quedó contralada”, indicó el general Penilla.

En la entrevista inicial con los investigadores, el detenido reconoció que fue él quien activó la carga explosiva a las afueras del centro comercial, con el fin de llamar la atención antes de ingresar al banco. Además, explicó que todo lo hizo presionado por personas extrañas, quienes lo obligaron a portar el supuesto artefacto, con el fin de hurtar el banco y luego llevarles el dinero a otro sitio. 

“Esta versión la estamos verificando, así como si él había trabajado en una de las empresas de vigilancia del centro comercial. No obstante, es claro que estamos frente a un caso típico de terrorismo.”, agregó el comandante de la Policía Metropolitana.

El último episodio de toma de rehenes en un centro comercial ocurrió en abril, en el CC Santafé (norte de la ciudad), donde un sujeto armado retuvo a Claudia Rodríguez, de 40 años, y luego la asesinó.  El agresor fue su expareja, Julio Alberto Reyes, de 42 años. Además, vale recordar el ataque terrorista en el Centro Comercial Andino, el pasado 18 de junio, en el que fallecieron tres mujeres.

En lo corrido del año, según datos de la Policía, se han registrado 10 casos de asaltos a entidades bancarias, la mayoría en Usaquén y con arma de fuego.