Primera carrera deportiva que pagó por usar espacio público

Con la carrera 12k Bodytech, realizada este domingo, el Distrito hizo realidad el comienzo de su modelo de pagos por aprovechamiento económico del espacio público.

Archivo El Espectador

Ya empezó el cobro a los empresarios que hacen eventos en las calles de la ciudad, afectando las vías, como las carreras atléticas. Este domingo se realizó la carrera deportiva 12k Bodytech, con la que el Distrito puso en práctica la nueva norma de cobros por el aprovechamiento económico del espacio público.

Como lo contó El Espectador el pasado 26 de julio, la Defensoría del Espacio Público (Dadep) creó un sistema mediante el cual todos aquellos que usen el espacio público con fines económicos tendrán que pagar. Así, los organizadores de una carrera, le hacen un aporte monetario a la ciudad por beneficiarse de sus calles, que son la ruta para hacer los recorridos, en los que además les cobran a los ciudadanos por la inscripción con cifras que van desde los $30.000 hasta los $50.000, generalmente.

Para determinar el pago de la carrera 12k Bodytech el Dadep tuvo en cuenta diferentes aspectos como los 12 kilómetros de vías y 6700 metros cuadrados de la plazoleta del obelisco de la Virgilio Barco que utilizó para su recorrido y punto de encuentro. Además, también se tuvo en cuenta el estrato, el uso del suelo, la cantidad de tiempo que va a usar el espacio público para la actividad económica, y la temporada, que refiere a la época del año en que se utiliza, que por haber sido en agosto se trata de una fecha considerada por el Distrito como temporada media.

Estos recursos serán utilizados por entidades como Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) y el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) para el mantenimiento y mejoramiento de espacio público de la ciudad.

"De ahora en adelante los organizadores de eventos en el espacio público van a retribuir por su uso y de esta manera ayudarnos a financiar un tema tan importante como el mantenimiento y la recuperación del espacio de todos y todas", reiteró Blanca Durán directora de la Defensoría del Espacio Público.

Esta carrera marca el inicio para la implementación del decreto 456 de 2013, con el que el Distrito aprobó el cobro por aprovechamiento económico del espacio público, y en el que los beneficios no solamente serán para organizadores privados, sino que se verán reflejados en el mantenimiento y mejoramiento de los espacios públicos que forman parte de la capital.

Mientras en 2009 se hicieron 11 carreras deportivas, en 2013 hubo 25 de estos eventos. Además, la mayoría de ellas usó espacios tradicionales de la ciudad en los que no se cobra un peso a los habitantes como la ciclovía dominical.

Los factores que definen las tarifas

En adelante funcionará un sistema virtual donde se harán todos los trámites sin tener que pedir un permiso diferente a cada entidad del Distrito, como sucede hasta ahora. Algunos de los criterios que se tendrán en cuenta en la tarifa para los eventos son el número de días que usarán el lugar. De acuerdo con las normas, no pueden ser más de 15 días consecutivos ni más de 45 días al año.

La segunda variable es la temporada del año. Los precios más altos serán en octubre y diciembre; los bajos serán en enero y febrero, y los intermedios serán marzo, abril, mayo, junio, agosto, septiembre y noviembre. El criterio para definir estas categorías fue el promedio de solicitudes de empresarios hechas por cada mes. Por ejemplo, se encontró que octubre y diciembre son los preferidos para realizar esta clase de eventos y por eso, de ahora en adelante, serán los de mayor valor.

La tercera variable es el tipo de actividad. Las que más solicitan los organizadores tendrán un costo mayor. En el nivel más alto estarán las deportivas, recreativas y de eventos publicitarios (como una pantalla en alguna plaza para transmitir un evento deportivo y usar publicidad). En el nivel intermedio estarán los mercados temporales y las filmaciones de obras audiovisuales. Y las de baja intensidad serán las actividades ambientales, de recreación pasiva y activa y ecoturismo.

El cuarto factor que se considera es la localización. En la medida en que la zona cercana al evento sea de estrato 5 o 6, va a ser más costosa que en los demás.

Vale aclarar que el Distrito cobrará aquellos eventos cuya vocación es meramente comercial, más allá del aporte e impacto cultural o deportivo para la ciudad. Los ejemplos más claros de quienes estarán excluidos son la Media Maratón de Bogotá y el Festival Iberoamericano de Teatro, ambos de amplia trayectoria y retribuciones a la ciudad como la atracción de turistas. Además, los eventos con participación del Distrito estarán exentos del pago.
 

Temas relacionados