Problemas sin solución en Quinta Camacho

Microtráfico y daño al medio ambiente, debidos al flujo de estudiantes de universidades aledañas, son algunas de las quejas. Estas se defienden asegurando que tienen estrategias para mitigar los problemas.

El parque está ubicado en la carrera 12 con calle 70. / Cristian Garavito - El Espectador

Han pasado cinco años desde que los vecinos de Quinta Camacho, en la localidad de Chapinero, les reclamaron a las autoridades por el aumento de la inseguridad en la zona, especialmente en el parque ubicado en la carrera 12 con calle 70, y hasta ahora todo sigue igual. Según cuenta un habitante del sector, quien prefiere no revelar su identidad, la proliferación de escuelas y universidades ha hecho que casi 200 jóvenes se reúnan a diario en este espacio verde, que ahora es un imán para los jíbaros.

La Escuela de Artes y Letras, la Universidad del Área Andina, la Universidad Pedagógica, la Universidad Monserrate y algunos colegios son las instituciones que se encuentran en el sector. Para los ciudadanos que viven allí desde hace más de 20 años, el problema está en que las instalaciones de las instituciones educativas son muy pequeñas y por eso los estudiantes deben salir al parque, que alrededor tiene viviendas, centros culturales, oficinas de abogados, entre otros. “Lo tomaron como el patio de recreo de sus lugares de estudio y el problema es que no lo usan para bien. Esto se nos ha convertido en una olla. Aquí venden y consumen sustancias alucinógenas. Pero además nos preocupa que se ha vuelto un sector más inseguro”, denuncia el ciudadano.

Otra persona que trabaja muy cerca de este parque afirma que también es un problema la invasión del espacio público. Los estudiantes juegan y conversan en las calles y atravesarla es un problema, pues no se corren de la vía y cuando se les pide permiso muchas veces responden con agresividad. También han intentado hablar con los visitantes del parque en cuanto al consumo de marihuana constante, pues el olor entra a las edificaciones aledañas. Sin embargo, aseguran los propietarios, esta es una pelea perdida.

A los vecinos los inquieta también el estado actual del parque, pues hay más contaminación y la grama está muy deteriorada. Eso sin contar que algunas casas, que son patrimonio de la ciudad, tienen grafitis. Los denunciantes han intentado comunicarse con todas las entidades distritales y con los rectores de las universidades, pero no han tenido una respuesta. Reconocen que la única institución que los ha ayudado es la Policía, que constantemente hace controles, pero son conscientes de que el problema tiene que solucionarse de raíz y que todas las partes deben sentarse a una mesa de diálogo para plantear estrategias que mitiguen los efectos del aumento de flujo de personas en Quinta Camacho, sobre todo en este espacio.

El Espectador se comunicó con la Escuela Artes y Letras, una de las instituciones educativas acusadas por los vecinos. Afirman que ellos son los más interesados en que se haga control sobre el parque, pues quieren evitar que sus estudiantes se conviertan en futuros adictos por culpa del microtráfico, que los acecha constantemente. También le han pedido a la Policía que ubique un CAI móvil para que vigile todo el tiempo.

Gabriel Bernal, su vicerrector de bienestar, dice que hace cinco años fue a la Alcaldía de Chapinero con el objetivo de que le permitieran apadrinar este espacio para mantenerlo organizado y realizar actividades culturales, mejorando así la convivencia. Pero la respuesta fue “un rotundo no”.

Por otro lado, dice, se creó una red junto con los empresarios y otras escuelas y universidades de Quinta Camacho, llamado Comité Interuniversitario y Empresarial (CIUE), para mejorar no sólo la convivencia en el parque, sino en toda la zona desde la calle 69 hasta la 72 y de la carrera 11 a la avenida Caracas. Admite que aún falta plantear más estrategias y sobre todo contar con el apoyo de la Alcaldía local, pues creen que no ha habido acompañamiento de su parte. Lo único que han obtenido hasta el momento es una visita de la Secretaría de Gobierno, con la que esperan empezar a tomar decisiones.

Ante esta afirmación, la Alcaldía de Chapinero advierte que este tipo de problemas se han mitigado con la campaña “Chapinero, con toda seguridad”, con la que se fortaleció la divulgación del plan cuadrantes y las estrategias de prevención que mejoran la convivencia. “Precisamente desde la administración, en articulación con la estación II de Policía de Chapinero, se ha continuado ejerciendo las funciones de control policivo con sanciones contravencionales a quienes consumen sustancias psicoactivas y bebidas embriagantes en todos los sitios públicos de la localidad”, dice la respuesta de la Alcaldía.

Este pronunciamiento es respaldado por el comandante de Policía de la localidad, el coronel Raúl Vera, quien agrega que siempre están imponiendo medidas correctivas a quien viole la ley. Este mes han sido capturadas y judicializadas dos personas en posesión de estupefacientes.

Vera manifiesta que hace quince días se trazó un plan de acción con las universidades para que respondan por lo que hacen sus estudiantes fuera y dentro de la institución. Para el comandante, es necesario que la comunidad se apropie del parque y no sólo se queje, sino que contribuya para la recuperación de ese espacio.

 

últimas noticias

¿Qué pasó con el hardcore en Bogotá?

Agilizar la calle 13, problema de peso