Procuraduría pone lupa a contrato de patios y grúas en Bogotá

Indica que podría haber faltas disciplinarias por desconocimiento de las normas de contratación. Además, señala que nuevos contratistas tendrían vínculos con el Grupo Nule.

El contrato para el manejo de los patios y la inmovilización de vehículos de Bogotá, que había estado en manos de la Sociedad Ponce de León (del Grupo Nule) y fue cedido el año pasado a la Unión Temporal Colombo Argentina Segrup, está en la mira de la Procuraduría. El ente de control señala que podría haber falta disciplinaria por posible desconocimiento de las reglas del Estatuto General de la Contratación Pública, entre otras.

La dependencia que está a cargo del proceso es la Procuraduría Delegada para la Vigilancia preventiva de la Función Pública, que resalta que es importante aclarar por qué la Secretaría de Movilidad pidió a la Superintendencia de Sociedades decretar la continuidad del contrato de concesión de grúas y patios, con el único argumento de garantizar la prestación del servicio, sin existencia de estudios para determinar la conveniencia de continuar la ejecución del acuerdo, o de estructurar un nuevo proceso de selección.

De esta manera, la Procuraduría no se explica por qué la entidad, no aplicó una de las cláusulas del contrato, que se incluyen como causales de terminación unilateral del mismo.

Además, una vez la Secretaría hizo la solicitud a la Superintendencia para hacer la cesión del contrato, el acuerdo debía hacerse en un plazo de 10 días, pero “inexplicablemente, la entidad dilató el referido término”, agrega el organismo de control.

“Llama la atención que la Secretaría de Movilidad de manera reiterada manifestó que la unión temporal SEGRUP no cumplía las calidades exigidas en el pliego de condiciones de la licitación, posición que cambió radicalmente a partir del 31 de julio de 2013, aduciendo que llenaba las condiciones exigidas en el pliego necesarias para garantizar el adecuado cumplimiento del objeto contractual, circunstancia que podría llegar a desconocer los fines de la contratación, los principios de transparencia, economía, responsabilidad y el deber de selección objetiva y la libre concurrencia”, explica la Procuraduría en su informe.

Esta posible irregularidad fue advertida también por El Espectador hace dos semanas, al revisar que la cesión del contrato de grúas y patios entregada a la Unión Temporal Colombo Argentina Segrup se había hecho a pesar de que en un primer momento Movilidad había señalado que no cumplía con los requisitos. De hecho, las firmas que componen la UT no tienen experiencia en inmovilización de vehículos, sino en construcción.

Como si fuera poco, la Procuraduría advierte que habría “descuido” de parte de la Secretaría de Movilidad al no analizar el presunto conflicto de interés derivado de la participación de los hermanos Duque Corredor (de la UT SEGRUP) quienes aparentemente tenían vínculos contractuales con el grupo Nule.

Temas relacionados

 

últimas noticias