Propiedad de “El Mexicano” y antigua embajada preocupan a vecinos del Chicó

Aseguran que hay presiones para cambiar el uso del suelo del extinto predio del narcotraficante. Tampoco entienden por qué se demolería la que fue la casa de la diplomacia austriaca, a la que consideran patrimonio cultural.

En la Curaduría 3 supuestamente hay una solicitud para demoler la que fue la casa del embajador de Austria.
En la Curaduría 3 supuestamente hay una solicitud para demoler la que fue la casa del embajador de Austria.

Los vecinos del barrio Chicó están preocupados por el futuro del predio de la que solía ser la embajada austriaca y de otro que le perteneció al fallecido capo del cartel de Medellín, Gonzalo Rodríguez Gacha, conocido como ‘El Mexicano’, ubicados en inmediaciones de la calle 87 con carrera 13 . Así lo hicieron saber a través de Carlos Ossa Valencia, director de la Corporación de Propietarios y Residentes de ese sector (Corpochicó).

Las razones: para ellos, las propiedades conforman un patrimonio ambiental y cultural que estaría en riesgo. Aseguran que habría presiones “de sectores de la inversión inmobiliaria” para que el lote ‘El Mexicano’, que está en proceso de subasta, cambie de uso.

De ser así, podría ser destinado para que allí se desarrollen proyectos inmobiliarios que pueden impactar negativamente el sector. Así, sostienen, no solo se acabaría con el único pulmón de la zona, donde se encuentran todavía especies nativas en vía de extinción, sino que se causarían problemas de circulación vehicular, pues para que un proyecto inmobiliario sea viable allí, tendrían que constituirse muchos apartamentos.

En cuanto a la antigua casa del embajador de Austria, la preocupación de Corpochicó es que se le solicitó a la Curaduría No. 3 su demolición. “En concepto técnico de los más expertos urbanistas, la casa cumple los requisitos para estar inscrita como patrimonio cultural arquitectónico colombiano, como son todas las del eminente arquitecto italiano Bruno Violi, que llegó a Colombia hacia 1940”, sostiene la Corporación.

Por ahora, la alerta está encendida. Resta esperar el resultado de la subasta de la mansión y los trámites que avanzan en la Curaduría 3 para conocer el futuro de estas propiedades, que los vecinos hoy consideran un importante pulmón de su sector.