Propietarios de edificio donde fue asesinada Yuliana Samboní exigen el mayor castigo al responsable del crimen

Además lamentaron la muerte del vigilante Fernando Merchán, a quien catalogaron como “una persona servicial, atenta y muy amable”.

Gustavo Torrijos - El Espectador

Al paso de seis días del crimen de la pequeña Yuliana Samboní, abusada, torturada y asesinada aparentemente por el arquitecto Rafael Uribe Noguera, principal sospechoso, en el interior de un apartamento del edificio Equus66, en Chapinero, se continúan conociendo más detalles del brutal ataque. Este viernes fue hallado sin vida el vigilante del edificio Fernando Merchán Murillo, quien venía colaborando constantemente con la justicia.

A través de un comunicado, los propietarios y arrendatarios del edificio donde ocurrió el asesinato expresaron su tristeza ante lo sucedido con la menor de 7 años y se declararon prestos a colaborar en todo lo necesario para que se esclarezca cómo ocurrieron los hechos y las diferentes responsabilidades en el mismo. (Vea: Así fue el último adiós a Yuliana Samboní, en el Tambo (Cauca))

“Lamentamos profundamente lo sucedido con la niña Yuliana Andrea Samboní, víctima de acciones atroces y repudiables por cualquier sociedad en el mundo. Solicitamos justicia y el mayor castigo al responsable de este hecho. De igual manera, nos solidarizamos con los padres y familiares de Yuliana y los acompañamos en estos momentos difíciles”, dice el documento. (Lea: Hermanos Uribe Noguera sí entraron al edificio Equus 66 el día del crimen de Yuliana)

Sobre la extraña muerte del portero de la edificación residencial, Fernando Merchán - una persona clave en la investigación que se adelanta para establecer los pormenores de la violación y el asesinato de Yuliana - lamentaron la noticia y lo calificaron como un hombre servicial y amable. 

“Lamentamos y nos llena de mucha tristeza la muerte del Sr. Fernando Merchan Murillo, portero vigilante del Edificio, a quien recordaremos siempre como una persona servicial, atenta y muy amable. Manifestamos nuestras más sinceras condolencias a sus hijas y familiares”, agrega el texto.

Merchán, de 58 años, fue encontrado por su hija muerto en su domicilio. Según las primeras versiones, el cuerpo tenía heridas de arma blanca en el cuello, brazos y pecho, y una carta a su lado. El cadáver fue hallado pocos minutos antes de que se reveló la minuta del edificio Equus 66, firmada por el mismo. (Lea: 'No quería volver a la cárcel. Soy inocente': Fernando Merchán, vigilante de Equus 66)