Proponen consulta popular en Bogotá para definir futuro de Reserva Van Der Hammen

La propuesta tiene dos componentes. El primero, que la Alcaldía anuncie si construirá en la zona. El segundo, que la ciudadanía decida si el proyecto se lleva a cabo o no.

Archivo.

La Reserva Thomas Van Der Hammen ha protagonizado en lo corrido de este año cientos de titulares, análisis y comentarios. El cambio de suelo de la zona para la construcción de viviendas ha sido motivo de debate desde que Enrique Peñalosa regresó a la Alcaldía de Bogotá. El Distrito busca que levanten la protección sobre la zona y le den vía libre para construir ‘Ciudad Paz’, un proyecto que garantizaría vivienda a cerca de cuatro millones de habitantes. Los ambientalistas, por su parte, consideran imposible la construcción, debido a capacidad de cuidado y conservación forestal que tienen las 1.340 hectáreas de reserva.

Para zanjar esa dualidad, la bancada del Polo Democrático en el Concejo de Bogotá propuso que en la ciudad se realice una consulta popular con la que se determine si la Thomas Van Der Hammen podrá o no ser intervenida y convertida en un proyecto que, según el Distrito, logrará una síntesis entre medio ambiente y urbanización. Pese a la propuesta, la bancada citante tiene una posición clara: no a la construcción en esa zona. Asimismo, los concejales del Polo aseguran que la alcaldía de Peñalosa conoce tanto los antecedentes como los múltiples estudios de expertos que se han hecho, y en los que estaría decretado que el área donde proyectan hacer intervenciones urbanísticas es una zona protegida, sobre la cual la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) desde 2011, aunque Peñalosa ha dicho que solo el 7,8% es lo que se denomina reserva forestal.

Álvaro Argote Muñoz y Celio Nieves, cabildantes del Polo, pidieron a la Alcaldía que la renovación urbana que pretende para que no se siga expandiendo la ciudad es necesario hacerla, pero no con el fin de hacer negocio a quienes adquirieron los suelos en esta zona de la ciudad, que son en su mayoría constructores, agentes inmobiliarios, bancos y fondos de inversión, como reveló una investigación hecha por este diario a principios de abril. Según esa investigación, al menos 30 de cada 100 hectáreas de la reserva forestal están en manos de personas que adquirieron varios terrenos con el fin de poder urbanizar más adelante. (Lea: Constructores: grandes dueños de la Van der Hammen)

La propuesta del Polo es enfática en una petición. La bancada solicita a Enrique Peñalosa, a los secretarios y demás funcionarios interesados en la construcción, que den cara a los bogotanos y digan directamente si van o no a intervenir la reserva. Si el Distrito anuncia que definitivamente sí pedirá el levantamiento de la restricción para urbanizar la zona, el Polo pide que sea la ciudadanía la que decida si el proyecto se lleva a cabo o no por medio de una consulta popular. Y piden que sea así para que los habitantes de Bogotá se informen sobre la construcción y expresen su apoyo o inconformismo con la solicitud de la Alcaldía. La idea, según lo cabildantes del Polo, es que el Distrito no tome una decisión de esa magnitud sin el pleno conocimiento de los ciudadanos.

El concejal Marco Fidel Ramírez, de Opción Ciudadana, también intervino en el debate. El cabildante, quien propuso la creación de una bancada ambientalista compuesta por 15 concejales, apoyó la propuesta y volvió a defender la Reserva Van Der Hammen. Durante su intervención, Ramírez  pidió a Peñalosa que haga todo lo posible por preservar la zona.

Otras bancadas en el Concejo manifestaron su postura sobre la iniciativa: la del Partido Liberal aseguró que es necesario que se replantee el trazado de la reserva Thomas Van Der Hammen. La de Cambio Radical celebró que los debates en el Concejo incluyan activamente temas ambientales. La del Centro Democrático aseguró que Bogotá debe crecer de manera ordenada y respetando el medio ambiente, aunque dicen que la discusión va más allá de la urbanización de la Van Der Hammen. Finalmente, el Movimiento Libres aseguró que la Alcaldía debe comprar los cerros, y adquirir a través de sustitución y compensación, para el futuro de Bogotá.

últimas noticias