Proponen que endeudamiento no sea por $4,3 billones sino por $2,5 billones

Desde el Concejo de Bogotá aseguran que Bogotá no puede endeudarse por el monto propuesto por el alcalde Gustavo Petro.

Archivo El Espectador

Luego de analizar el estado de las finanzas de la ciudad y los estudios con los que la Administración Distrital busca justificar las obras que se realizarán con el dinero del cupo de endeudamiento, la concejal Martha Ordóñez encontró que financieramente Bogotá no puede endeudarse por 4.3 billones de pesos, monto propuesto por la administración.

“Mi papel es proteger las finanzas públicas y no poner en riesgo el futuro de nuestros niños y adolescentes, quienes en 5, 10 y 15 años deberán asumir con sus impuestos y con la riqueza que generen la deuda que hoy se imponga. Por eso, propongo un cupo de endeudamiento por $2,5 billones, valor justo y acorde a la situación económica del Distrito, dinero que permite financiar un conjunto de obras que ya están planeadas desde hace mucho tiempo y que independientemente de quien sea el alcalde se deben ejecutar en la ciudad”, enfatizó la cabildante.

Con los recursos del cupo de endeudamiento se lograría financiar parte de las obras contenidas en el documento CONPES 3677 de 2010, por $1,3 billones. Esto incluiría las conexiones de las troncales de Transmilenio, la troncal Avenida Boyacá y el cable aéreo de Ciudad Bolívar, obras que ya cuentan con estudios.

Una vez haya sido derogado parcialmente el Acuerdo 180 de 2005, de la valorización, de este cupo de endeudamiento se destinarían $500 mil millones para las obras de la zonas de Alsacia, Suba y Bosa.

“Igualmente, pensando en la niñez de la ciudad, se aprueba la solicitud de $400 mil millones para el reforzamiento estructural de los 42 colegios priorizados en el Plan de Desarrollo, 200 mil millones para construcción de ciclorutas y redes peatonales seguras, y 62 mil millones para infraestructura hospitalaria”, señaló Ordóñez.

Frente a los recursos por $800.000 millones de la Primera Línea de Metro Pesado, la concejal expresa que ya se encuentran autorizados en el Acuerdo 458 de 2010 y no han sido utilizados. Por lo tanto, se propone que no sean incorporados en el presente cupo.

“Por no tener estudios claros y en algunos casos, no existir, se excluyen el metro liviano y el mantenimiento de algunas obras de infraestructura”, agregó la cabildante.

“Estudiar un cupo de endeudamiento es una gran responsabilidad, por eso lo abordé desde lo técnico en urbanismo, movilidad y finanzas públicas, consulté expertos de todas las índoles. Fue un trabajo juicioso e independiente. No podemos estigmatizar a quienes apoyan el cupo de clientelistas y acusar a quienes lo rechazan tachándolos de corruptos”, concluyó.