Proponen figura de 'silla vacía' en el Concejo de Bogotá

La idea es castigar a los partidos políticos por los recientes hechos de corrupción.

El Espectador

Luego de que un juez cobijara con medida de aseguramiento a José Juan Rodríguez, el primer concejal activo de Bogotá, y de que el fiscal General, Eduardo Montealegre, anunciara que a los cabildantes Orlando Parada y Andrés Camacho se les imputarán cargos por sus presuntos vínculos con el carrusel de la contratación, se propuso la figura de la ‘silla vacía’ en el Cabildo Distrital con el objetivo de castigar a los partidos políticos.

“Así cómo en el Congreso de la República existe la silla vacía en donde se castiga a los partidos y movimientos políticos por su falta de capacidad para tener miembros éticamente válidos, propongo esa figura en el Concejo de Bogotá”, así lo dijo el concejal William Moreno, el mismo que esta semana irónicamente pidió crear una mesa de diálogo paralela en La Habana para que se desmovilicen los corruptos.

Moreno señaló que “no es posible que en este momento donde hubo un descarado desangre de los recursos públicos por parte de los concejales implicados, los partidos y movimientos que ellos representaron ahora tengan la oportunidad de nombrar sus reemplazos”.

En este sentido, agregó que igualmente como se castiga al represente público corrupto con la cárcel, los grupos que ellos han representado deben ser castigados con la imposibilidad de volver a ocupar esa curul.

El concejal José Juan Rodríguez, del Partido Verde, estará detenido en la cárcel La Picota mientras la Fiscalía sigue investigando su supuesta participación en el cartel de la contratación y la responsabilidad que Rodríguez u otros miembros o exmiembros del Concejo Municipal tendrían frente a este multimillonario desfalco al erario.

Esta semana cierra con tres concejales y un exconcejal de Bogotá con el agua hasta el cuello por cuenta de los procesos del carrusel. Después de que el excabildante de La U, Hipólito Moreno, aceptara en audiencia pública que se había apropiado del 9% de un contrato de ambulancias que superaba los $67.000 millones, el turno fue para José Juan Rodríguez, a quien la Fiscalía le imputó el delito de interés indebido en la celebración de contratos con respecto a la adjudicación y obras de la Fase III de Transmilenio.

Luego vinieron los concejales Orlando Parada y Andrés Camacho, del Partido de la U: este jueves la Fiscalía anunció que les imputaría cargos el 9 de julio por cohecho e interés indebido en la celebración de contratos.

La Fiscalía indaga si Parada habría tenido injerencia en la designación de contratos de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) o si Camacho habría interferido en contratos del Instituto Distrital de Recreación y Deporte.