Proponen mesa de diálogo paralela a La Habana para desmovilizar corruptos

Las irónicas declaraciones se dieron luego de que el exconcejal Hipólito Moreno se declarara culpable en el llamado carrusel de los contratos.

Tomada de www.opanoticias.com

Tras conocerse la noticia que involucra al exconcejal del partido de La U, Hipólito Moreno, en el cartel de la contratación, en el Concejo de Bogotá hicieron una irónica propuesta: “crear una mesa de diálogo para que se desmovilicen los corruptos”.

El concejal William Moreno dijo que ante el panorama político actual donde se empiezan a caer las cartas del naipe llamado “carrusel de la contratación”, que tanto daño le ha hecho a la ciudad, se debería crear una mesa paralela para los corruptos.

Propongo crear una mesa paralela a los diálogos de La Habana donde se sienten los corruptos a negociar su desmovilización”, señaló el cabildante.

Estas irónicas declaraciones del concejal surgen después de la confesión de Hipólito Moreno, expresidente del Concejo de Bogotá, quién se declaró culpable por delitos de interés indebido en celebración de contratos y cohecho, donde se podría evidenciar que existen otros concejales posiblemente involucrados.

“Ojalá la pesadilla del cartel de la contratación sirva a los electores para reflexionar en el momento de votar y así salir de la política prostituida que nos agobia”, indicó el concejal William Moreno.

Este martes, la representante a la Cámara por Bogotá, Ángela Robledo, pidió a los concejales de la ciudad que actualicen y hagan públicas sus declaraciones de bienes e ingresos “como un compromiso con la transparencia y la lucha contra la corrupción”.

La congresista Ángela Robledo recordó que la publicación y actualización de estos documentos es una práctica común de los funcionarios públicos de Chile, Estados Unidos, Brasil o Argentina, donde resulta más fácil averiguar si los funcionarios se enriquecieron ilícitamente.

Según los señalamientos de Emilio Tapia, contratista involucrado en el carrusel, de la torta de los contratos, a Hipólito Moreno le tocaron dos grandes tajadas. La primera fue el contrato de las ambulancias de Bogotá por 67 mil millones de pesos y la asignación de la unidad encargada de la malla vial de Bogotá.