Proponen modificar código de Policía para sancionar peleas de gallos en Bogotá

La idea surge a raíz de que en Bogotá no existe un control real sobre los negocios denominados galleras.

Efe

El Concejo de Bogotá, a través del Proyecto de Acuerdo 019 de 2015, estudia la posibilidad de modificar el Código de Policía para implementar las sanciones correspondientes a las personas que propician, efectúan y promuevan riñas de gallos.

El Acuerdo 79 de 2003, “Por el cual se expide el Código de Policía de Bogotá D.C.”, en el Numeral 16 del Artículo 15, exceptúa de sanciones a las personas que patrocinan las riñas de gallos, pese a que el mismo dice que no se deben propiciar riñas de animales; y de llegarlo a hacer se procederá a interponer medidas correctivas para evitar que la situación continúe.

Además, el Estatuto Nacional de Protección Animal, en el artículo 1 de la ley 84 de 1984 decreta: “Los animales tendrán en todo el territorio Nacional especial protección contra el sufrimiento y dolor, causados directa o indirectamente por el hombre”, entonces: “¿Por qué las peleas de gallos continúan realizándose? Cuando los gallos están siendo sometidos a tratos crueles y explotados económicamente para el esparcimiento de algunos, que disfrutan con el sufrimiento animal”, señala el concejal Hosman Martínez, autor de la iniciativa.

Para el cabildante, es indispensable evitar que continúen las peleas de gallos en Bogotá, porque no se constituyen en una costumbre arraigada en la población de la ciudad, ya que una mínima parte encuentra disfrute en este tipo de actividades, en cambio, un gran número de habitantes rechazan el maltrato animal a causa de la evolución social en pro de la protección animal.

“En Bogotá no existe un control real sobre los negocios denominados galleras, cada vez más lugares abren sus puertas para propiciar estas actividades violentas en donde los animales pelean a muerte en medio de una apuesta económica, la vida del gallo no vale nada, es un objeto más con el que algunos se lucran. Sin contar el sufrimiento al que son sometidos estos animales antes de una pelea, por ejemplo: son amarrados por las patas a unos ladrillos, para que se enojen y tengan mejor rendimiento, son sometidos a peleas con el pico cubierto, además, durante la pelea estos animales tienen espuelas en sus patas para que lastimen al contendor, situación que al finalizar la pelea los deja heridos sin importar la vida del animal”, explicó.

“Las peleas de gallos implican una actuación de irrespeto y crueldad con los animales, es importante facultar a la Policía para que sancione estas actividades que incentivan la crueldad animal, donde el único objetivo es la diversión y recaudar dinero con las apuestas. Debemos tener compasión por todos los seres sintientes”, afirmó Martínez.
 

Temas relacionados