Proteger territorios de agua, la tarea de Cundinamarca

La Secretaría de Ambiente adquirió más de 3 mil hectáreas de bosques durante los últimos dos años para conservar las fuentes hídricas y los nacimientos de agua. La meta es llegar a más de 5 mil hectáreas de estos territorios.

Pixabay

En los últimos dos años, la Secretaría de Ambiente de Cundinamarca adquirió 3.257 hectáreas por un valor cercano a los 12 mil millones de pesos, inversión que responde a la necesidad de proteger las áreas de interés de los acueductos municipales y regionales.

Lea también: Cundinamarca protege la diversidad de sus bosques a través de la plantación de Orquídeas

Silvania, Une, Anolaima, Arbeláez, Cabrera, Caparrapí, Chaguaní, Gachalá, Gachetá, Guasca, Guayabetal, Machetá, Pasca, Guaduas, San Bernardo y Sasaima fueron los municipios donde se compraron estos territorios para la protección del agua. 

Cundinamarca tiene la necesidad de proteger los bosques, páramos y demás territorios donde están ubicados los nacimientos y principales afluentes de la región, de los que dependen el agua que se surte en los municipios, según la gobernación.

Lea también: La mesa: 10 años esprando calmar su sed

La meta de la Secretaría de Ambiente del departamento es tener un total de 5.531 hectáreas que permitan la protección de cuencas abastecedoras de acueductos para el 2019. Las zonas donde está el río Bogotá son de principal interés en este proceso.

Efraín Eduardo Contreras Ramírez, secretario de Ambiente, señaló que "conservar el recurso es importante para la sostenibilidad del territorio" y clave para pensar en el crecimiento económico de la región.

Bosques, zonas de recarga de acuíferos, páramos, humedales, nacimientos y fuentes abastecedoras son los territorios más importantes para conservar el agua del departmento. 

***
Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook