Puja por honorarios de médicos en los hospitales públicos de Bogotá

Una reciente resolución les hace temer a los doctores que trabajan por prestación de servicios que seguirán ganando menos. El Distrito abrió un espacio para la concertación.

Los médicos por prestación de servicios también piden que los incluyan en la planta. / Archivo
Los médicos por prestación de servicios también piden que los incluyan en la planta. / Archivo

Un fuerte reclamo de médicos que trabajan bajo contratos por prestación de servicios se ha escuchado desde comienzos de esta semana, pues han hecho ver que, en medio de la reforma que adelanta la Alcaldía en el sistema de salud de Bogotá, sus honorarios se verán reducidos.

La preocupación nació de una resolución que firmó el pasado 13 de julio Alexandra Rodríguez, gerente de la red del suroccidente, que agrupa a los hospitales Pablo VI, Bosa, del Sur, Fontibón y Kennedy. Allí se estableció la tabla de honorarios que hoy preocupa a los galenos y que fijó, por ejemplo, que un médico de urgencias, vinculado a través de un contrato por prestación de servicios, devengará $4’700.000 mensuales.

En una carta, un grupo de doctores les expresó su inconformismo al alcalde Enrique Peñalosa, al secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales, y al ministro de Salud, Alejandro Gaviria. Recuerdan que si se tiene en cuenta que al mes trabajan 192 horas, la remuneración por hora quedaría en $24.479, menos de lo que les reconocen hoy.

Cada hospital ofrece una remuneración diferente. Un médico que trabaja por prestación de servicios le explicó a este diario que, por ejemplo, en el hospital El Tunal pagan $30.740 la hora; en Kennedy, $30.000; en Meissen, $25.700; en Santa Clara, $32.100; en el Simón Bolívar, $31.000. Así que una tarifa como la propuesta implica que en esos hospitales los médicos ganen menos. Sin embargo, en hospitales como los de Suba, Bosa y Usaquén implicaría un aumento. Por eso no puede asegurarse que todos estén en son de protesta.

Otro doctor que trabaja como administrativo en un hospital público explica que las diferencias en las tarifas obedecen a razones, esencialmente, geográficas: dado que muchos profesionales viven hacia el norte, los hospitales del sur tienden a ofrecer honorarios más altos para garantizar la contratación de médicos.

Es por eso que la discusión no es de poca monta. Aunque revienta a partir de lo que se decidió para la red del suroccidente, dos fuentes cercanas a la Secretaría afirman que probablemente las mismas tarifas regirán para todas las redes, que agrupan los 22 hospitales. La idea es unificar valores para evitar la competencia entre centros asistenciales. “Aunque el cambio puede afectar a muchos, para el Distrito puede ser, desde el punto de vista administrativo, conveniente”, agrega el médico administrativo.

En medio del debate, la gerencia de la red suroccidente emitió ayer otra resolución que posterga la entrada en vigencia de la medida para el próximo 1º de septiembre, dadas “algunas observaciones y comentarios cuyo análisis se considera pertinente”. Y aunque no modifica la tabla de honorarios, en la Secretaría de Salud explicaron que este nuevo plazo permite abrir un espacio para la concertación. Los médicos lo habían pedido en su misiva, incluso advirtiendo que, si no les respondían sus inquietudes, se negarían a firmar contratos de prestación de servicios desde el 1º de agosto.

Más allá del espacio para la negociación, es claro que se viene una modificación a los honorarios y que no todos quedarán contentos cuando el Distrito adopte una decisión final.

Temas relacionados