Quedados en cicloparqueaderos

Las entidades del Distrito se han quedado cortas al ofrecer este servicio para los ciudadanos que usan la bicicleta como medio de transporte, señala la concejal María Fernanda Rojas.

Cortesía.

Si hay un motivo que contribuye con que los ciudadanos dejen de usar la bicicleta es la falta de parqueaderos. Justamente hace ocho años el Concejo de Bogotá aprobó un proyecto que ordenó a las entidades públicas de la capital acondicionar un espacio que ofrezca seguridad para parquear bicicletas. Pero esta directriz no ha tenido grandes avances y pareciera que quedó en el olvido en una ciudad que está intentando recuperar la promoción de este medio de transporte.

La concejal María Fernanda Rojas, de la Alianza Verde, decidió hacerle seguimiento a este acuerdo para ver cómo va su cumplimiento. Encontró que cinco entidades no tienen cicloparqueaderos disponibles como La Secretaría de Gobierno, la Empresa de Renovación Urbana, el Fondo de Vigilancia y Seguridad, la Secretaría de la Mujer y la Alcaldía Mayor (donde también está la Secretaría General).

Pero entre el grupo de entidades que dicen tener parqueaderos no todo está muy bien. Hay 13 que si bien permiten que un ciudadano guarde su bici, no ofrecen seguridad a los usuarios. Alguna de ellas son la Secretaría de Ambiente, la Secretaría de Movilidad y el Instituto Distrital de Recreación y Deporte, que precisamente se encargan de promover el uso de medios de transporte sostenibles.

Rojas dice que el acuerdo del Concejo es una buena medida pero deja la posibilidad de que cada entidad instale los cicloparqueaderos según sus recursos disponibles. “Uno lo que pediría es coherencia entre los principios de movilidad sostenible que señala el Plan de Desarrollo. Cuando fui directora en el Instituto de Desarrollo Urbano e iba a la Alcaldía podía dejar mi bici allí pero porque alguien me acompaña o llevaba la plegable. Así que uno espera que se corrijan ese tipo de cosas para que el mensaje de promoción de la bicicleta tenga impacto”.

En parqueaderos públicos de la ciudad, según el seguimiento de la concejal Rojas, tampoco es satisfactoria la situación. Algunos ni siquiera permiten el ingreso de bicis y otros las arruman en una esquina sin seguridad. Hay pocas excepciones como la de City Parking, empresa que hizo un proyecto junto a la Fundación Despacio para instalar cicloparqueaderos adecuados en sus 82 puntos y hoy recibe unas 7.300 bicicletas al mes. También hay centros comerciales como Gran Estación que han avanzado en los parqueos para bicis.

City Parking y Despacio hicieron un estudio entre 2012 y 2013, el cual demostró que en un año y medio se pueden evitar 75 toneladas de emisiones de CO2 si hay cicloparqueaderos. Esto demuestra que la bicicleta sí genera beneficios al transporte y al medio ambiente.

“Hay entidades que han avanzado y mejorado sin que se los impongan. Es una cuestión de voluntad y convicción. Hay un público cautivo que son los funcionarios públicos y contratistas (unas 60 mil personas), que el Distrito podría provechar para hacer una campaña de promoción de la bicicleta”, dice María Fernanda Rojas.