Dice Francisco Cruz, secretario distrital de Ambiente

Quemas, clima y viento: causas de la emergencia ambiental en Bogotá

El funcionario señala que se debe a la alta presencia de material particulado (PM 2,5). El Distrito se apoya en el Plan Decenal de Descontaminación del Aire para evitar que aumente la emergencia. Hoy hay pico y placa para vehículos y motos con placas terminadas en número impar, entre 6:30 a. m. y 3:00 p. m.

Las UPZ con mayor contaminación son Apogeo, Timiza, Carvajal, Venecia y Arborizadora. / El Espectador

Cinco localidades de Bogotá del suroccidente (Kennedy, Bosa, Ciudad Bolívar, Tunjuelito y Puente Aranda) se encuentran en alerta naranja y el resto de la ciudad, en alerta amarilla. Todo debido a la alta contaminación del aire, que afecta a la ciudad por estos días. La situación llevó al Distrito a restringir el tránsito de camiones en la zona de mayor riesgo (donde también se suspendió la ciclovía), a ordenar por primera vez el pico y placa el fin de semana y a recomendarle a la ciudadanía no solo usar tapabocas, sino evitar hacer ejercicio al aire libre.

LEA: Emergencia ambiental en Bogotá: esto es todo lo que hay que saber

Ante la declaración de la alerta, el secretario de Ambiente, Francisco Cruz, explicó a El Espectador las razones por las cuales se presenta mayor contaminación en cinco UPZ de tres localidades, así como señala que el Distrito, por ahora, se apega al Plan Decenal de Descontaminación del Aire, para evitar nuevas emergencias. Asevera que la actual emergencia se debe a factores externos e internos de la capital, que no estarían relacionados ni con la tala de árboles ni con los buses viejos de Transmilenio.

En detalle, ¿qué es lo que está pasando?

Es una confluencia de varias causas. La primera tiene que ver con la contaminación normal que se produce tanto por la industria como por los vehículos. Lo segundo, las quemas y los fuertes incendios que se presentaron en Cundinamarca (en especial en Quetame, donde se quemaron 350 hectáreas de material vegetal) y las quemas de los Llanos, tanto de Colombia como de Venezuela. Los fuertes vientos trajeron las partículas de dichas conflagraciones a la capital. A esto se suma la época de intenso verano, donde tenemos fríos en la noche e intensos calores en el día. Esto produce el fenómeno de inversión térmica, que hace que los contaminantes se queden cerca a la superficie y no suban a la atmósfera.

¿Por qué es mayor la alerta en unas localidades?

Diferentes corrientes de vientos están confluyendo en la zona suroccidental de la ciudad, lo que hace que la masa de contaminantes se quede quieta allí. Esa es una característica que no se presenta en otra parte de la ciudad.

¿Qué indicadores se tuvieron en cuenta para declarar la alerta?

Nuestras estaciones miden el material particulado (PM 10 y PM 2,5), ozono troposférico, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y de azufre y la concentración de cada uno de los contaminantes. Los analizamos todos, pero el que aumentó la alerta fue el PM 2,5 (el más nocivo).

Expertos dicen que la alta contaminación se presenta desde hace varias semanas. ¿Por qué no habían declarado la alerta antes?

Tenemos un protocolo que debemos cumplir. No son mediciones instantáneas las que nos determinan la alerta, sino el promedio de comportamiento de los contaminantes en un intervalo horario de 24 y 48 horas.

Si la emergencia se extiende más allá de una semana, ¿qué otras medidas tomarían?

Para alerta naranja tenemos medidas que son restrictivas y medidas voluntarias para la alerta amarilla. Si se da un aumento en el resto de la ciudad, se tomarán acciones similares a las que se establecieron en las cinco localidades en el suroccidente.

¿Implicaría mayor restricción a los camiones?

En este momento, por la alerta naranja, están restringidos los de más de dos toneladas en la zona suroccidental, a excepción de los que transporten alimentos perecederos, animales vivos, de salud, de emergencia o de servicios públicos. Esto, como el pico y placa todo el día, son medidas temporales por la declaratoria; es decir que si los niveles disminuyen se levantan inmediatamente.

¿Qué medidas tomarán para evitar que se vuelva a presentar alerta amarilla o naranja?

Depende de lo que nos arrojen las estaciones de monitoreo de calidad del aire. Estamos aplicando el Plan Decenal de Descontaminación del Aire de Bogotá, que incluye una serie de medidas permanentes, con o sin emergencia, en donde se establece, por ejemplo, la transformación de las industrias y sus calderas, que en su gran mayoría deben pasar a gas (las cuales no emiten material particulado) y cerrar las calderas que insistan en calentar con retal de madera o con carbón. Solo el viernes cerramos ocho calderas de fábricas que calentaban ilegalmente el aire en Kennedy y Bosa. A esto se suma la movilidad sostenible; es decir, el aumento de ciclorrutas y mejorar los andenes, para que la gente camine, para desincentivar el transporte particular.

¿Qué les diría a quienes están relacionando la alerta con Transmilenio y la tala de árboles?

Nos debemos basar en datos reales y técnicos, que es el papel de cualquier funcionario público y cualquier ciudadano. Lo que tenemos en el reporte de emisiones de material particulado es que el transporte de carga representa casi el 50 % y las troncales de Transmilenio solo el 1,7 % de esas emisiones. Esa es la respuesta con respecto a las emisiones, o sea que no es cierto.

¿Y la tala?

En cuanto a la tala, nosotros hemos hecho un ejercicio donde por cada árbol cortado en Bogotá se han sembrado ocho, y se cortan porque hay árboles en emergencia, que es inminente su caída; los que están enfermos, con raíces expuestas y tienen inclinaciones o tallos podridos, y se talan para hacer obras de infraestructura como hospitales, colegios vías y andenes, entre otras. En este caso debe compensarse la tala con muchos más árboles.

¿Cuánto creen que dure esta emergencia?

Depende de las condiciones atmosféricas, que bajen los contaminantes e inmediatamente levantamos la alerta.

 

Habrá restricciones en la ciclovía dominical

Por la alerta amarilla y ante las recomendaciones de la Secretaría de Salud, se suspendió la ciclovía entre la calle 13 al norte y la Autopista Sur, la Avenida NQS y el río Bogotá.  En total serán 32,83 kilómetros los que no se habilitarán este fin de semana, sobre la Avenida Boyacá, entre la calle 12 y la trasversal 3H; en la carrera 50, entre Av. Las Américas y Av. NQS; en la cl. 17 y cl. 39 sur, entre la diagonal 16 sur, entre Autosur y Av. Boyacá, y en Bosa, entre la Avenida  Boyacá con calle 39B sur y Conexión Soacha. Por otro lado, no hubo recreovías ayer sábado en Villa del Río, Acuarela, Bosa Linda, Maryland, Porvenir y parque Cayetano Cañizares, ni el domingo en Timiza, Av. Boyacá con Av. 1° de Mayo, Centro Comercial Metro Recreo, Bosa Naranjos y Parque El Tunal. Por último, el Distrito no cerrará los parques en las zonas de mayor contaminación, aunque sí se cancelará cualquier actividad prevista en el Estadio Metropolitano de Techo. Este fin de semana no había partidos programados de la Liga Águila de fútbol. 
 

¿Qué es el PM 2,5?

El material particulado que más incide en la calidad del aire es el PM 2,5, que se trata de micropartículas con un tamaño de 2,5 micrómetros o menos. Estas moléculas son los contaminantes más pequeños y nocivos, que se encuentran, sobre todo, en el humo que expiden los vehículos que queman combustibles fósiles. Debido a su tamaño, estas partículas son las que generan más riesgo para la salud, puesto que llegan fácilmente a los pulmones, causando enfermedades cardíacas o respiratorias.Las partículas PM 2,5 miden treinta veces menos que un cabello humano y son tan dañinas debido a que contienen metales tóxicos que se alojan en los pulmones y entran al torrente sanguíneo.

Las recomendaciones 

De acuerdo con el secretario de Salud, Luis Gonzalo Morales, la alta concentración de material particulado es un factor de riesgo para las personas con enfermedades crónicas, porque aumenta la susceptibilidad a padecer enfermedades respiratorias. “Por ello, las medidas van dirigidas a personas vulnerables como menores de cinco años, personas adultas mayores, mujeres embarazadas y todo aquel que tenga una enfermedad crónica de tipo respiratorio, cardiovascular o diabetes”.

En los lugares donde se declaró la emergencia amarilla se recomienda no hacer ejercicio al aire libre, mientras que en las localidades con alerta naranja hay que limitar la salida de personas vulnerables y usar tapabocas con forma de copa, que cubra la nariz y la boca, y filtre más del 95 % del material particulado. 

840096

2019-02-16T21:00:00-05:00

article

2019-02-16T21:00:01-05:00

[email protected]

none

Mónica Rivera / @Yomonriver

Bogotá

Quemas, clima y viento: causas de la emergencia ambiental en Bogotá

70

9121

9191