Quitarían la valla que compara a Petro con 'Timochenko'

Mientras la administración municipal asegura que la valla es ilegal, su creador se defiende y dice que el desmonte sería producto de una represalia por parte del alcalde Gustavo Petro.

Valla /Andrés Torres
Valla /Andrés Torres

La valla está instalada en las afueras de la ciudad; al borde de la autopista sur con calle 16. En el cartel aparece una imagen caricaturizada del alcalde Gustavo Petro junto al rostro de "Timochenko", líder de las Farc. El mansaje dice: No impunidad! No más exmiembros de grupos terroristas con derecho a gobernarnos. Antes de que la valla fuera puesta, el secretario de gobierno de Bogotá había advertido que el Distrito estaba estudiando la posibilidad de entablar una demanda por el contenido del anuncio.

El autor del mensaje, Rafael Guarín (exviceministro de defensa), defendió la valla y el 20 de junio finalmente la instaló en la terraza de una vivienda. El caso indignó a diferentes sectores del Distrito y a otros afines al proyecto político del alcalde Gustavo Petro. La alcaldía municipal escuchó los reclamos y este lunes informó que el anuncio era ilegal y que en los próximos días podría ser desmontado. Aparentemente, el desmonte no tendría que ver con el mensaje de la valla sino con una presunta violación de los requisitos establecidos en el acuerdo 31 de 2011; que reglamenta la publicidad exterior en el municipio.

Sin embargo, Rafael Guarín le dijo a El Espectador que la alcaldía de Soacha "no ha notificado formalmente el desmonte de la valla", ni a él, ni a la empresa que la instaló (Publirutas). "En Colombia existe el debido proceso y hasta ahora no conocemos cuáles son las razones de orden legal para decir que van a desmontar la valla. Sería muy grave si lo hicieran porque estarían violando el derecho a la libertad de expresión". De acuerdo con Guarín, Publirutas "cumple con todos los requisitos de la ley y tiene los permisos para instalar vallas".

Para Rafael Guarín no resultaría extraño que la administración distrital estuviera detrás del desmonte: "Lo entiendo como una represalia del alcalde Petro frente una denuncia que instauramos en la Procuraduría y que luego el mismo Consejo Nacional Electoral (CNE) avaló". En efecto, la denuncia se corresponde con un concepto emitido por el CNE un día después de ser instalada la valla. La corporación concluye en el concepto que la Registraduría habría violado el derecho a la intimidad al entregar listados de las firmas recolectadas para promover la revocatoria del alcalde Gustavo Petro. Como lo reveló El Espectador, el magistrado Óscar Giraldo, del CNE, dijo: "se consideran datos personales que solo pueden ser manejados internamente y con la reserva del caso por la Registraduría Nacional del Estado Civil, a menos que se tenga el consentimiento expreso de los ciudadanos para divulgar la información en ellos contenida".

Frente a la pregunta de si instalará más vallas de este tipo, el exviceministro de defensa señaló que "el objetivo se ha cumplido: creamos una ventana para abrir un debate público". No obstante, recalcó que en Bogotá hay serias dificultades para expresarse libremente: "Si intentas averiguar por el alquiler de una valla en Bogotá para crear un mensaje relacionado con el alcalde Gustavo Petro te darás cuenta de que ninguna empresa acepta porque no quieren ser perseguidos por la Secretaría de Ambiente. La libertad de expresión en Bogotá está sujeta al temor que tienen los empresarios a ser perseguidos por la administración distrital".

Sobre el polémico anuncio, la empresa Publirutas respondió que está al día con los impuestos y que en ningún momento ha violado la normatividad de publicidad exterior. De hecho, fuentes de esta empresa le dijeron a El Espectador que la alcaldía de Soacha no ha enviado una notificación oficial y que en el contrato Rafael Guarín se hizo responsable de las implicaciones políticas que pudiera tener el anuncio.
Precisamente son las implicaciones del mansaje lo que eventualmente podría poner en aprietos al exviceministro. De acuerdo con Ignacio Gómez, presidente de la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP): "lo que promociona la valla es el odio hacia Gustavo Petro, y es diferente la libertad de expresión al discurso de odio. Buscar que la gente odie a Petro es discurso de odio y éste está por fuera de la libertad de expresión". Mientas tanto, en el Distrito aún estudian que mecanismo legal utilizar para lograr el desmonte de la valla.

Temas relacionados