Autoridades desarticularon 200 bandas delincuenciales en 2017

Radiografía: ¿qué tan segura es Bogotá?

La tasa de homicidios y el hurto de vehículos están a la baja. Sin embargo, las denuncias por delitos que afectan directamente al ciudadano, como el atraco y el hurto a residencias, se incrementaron. El Distrito le pide a la justicia no dejar en libertad a los delincuentes capturados.

Durante 2017 las denuncias por hurto a personas crecieron 39 % con respecto a 2016. En el 53 % de los casos no se emplearon armas. El viernes es el día que más roban en la ciudad. El Espectador

La última encuesta de percepción ciudadana, elaborada por la organización Bogotá, Cómo Vamos, evidencia que el 54 % de los habitantes de la capital se sienten inseguros. No importa a qué nivel socioeconómico pertenezcan, los resultados siguen siendo negativos. Y, a pesar de los esfuerzos de las autoridades por reducir los índices de criminalidad, el nivel de victimización sigue en aumento, con el 32 %, mientras que entre 2010 y 2015 fue en promedio del 25 %.

¿Pero qué tan cercana es la percepción ciudadana a los resultados estadísticos en seguridad durante 2017? Cifras de la Dijín de la Policía evidencian una serie de contrastes (ver infografía). Con respecto a 2016, delitos como los homicidios se redujeron 12 % y se robaron 230 vehículos menos. Sin embargo, se dispararon las denuncias por robo a los ciudadanos y creció el hurto a residencias.

 

El secretario de Seguridad, Daniel Mejía, insiste en que a pesar de contar con 234 policías por cada 100.000 habitantes, se han logrado importantes de resultados, entre ellos, que en 2017 fueron desarticuladas 200 organizaciones criminales. Reconoce, no obstante, que hay frentes en donde hay un amplio margen por mejorar.

¿Cuál fue el balance de seguridad en Bogotá durante 2017?

Es un balance positivo, pero por supuesto hay mucho por hacer. Tuvimos una significativa reducción en los homicidios. Este delito disminuyó en 12 % comparado con 2016 y nos ubicó en una tasa inferior a 14 por cada 100.000 habitantes. Como lo anunció recientemente el alcalde Enrique Peñalosa, es la primera vez en 37 años que la ciudad tiene una tasa tan baja. Adicionalmente, tuvimos reducciones en hurto a vehículos y motocicletas.

De otro lado, estamos cumpliendo con hechos nuestros objetivos de gobierno. Cuando llegamos a la administración nos encontramos con 267 cámaras del sistema de video vigilancia funcionando. Cerramos el 2017 con cerca de 1.600 cámaras que son visualizadas por la Policía de Bogotá en el Centro Automático de Despacho, que opera desde octubre pasado en el C4. 

Este 2017 también nos permitió garantizar la participación ciudadana, a través de los frentes de seguridad local, así como una novedosa estrategia que apoyamos para crear el primer frente de seguridad para los centros comerciales liderado por Fenalco Bogotá y la Policía Metropolitana. Ya tenemos 15 centros comerciales comprometidos, y esperamos que en el 2018 se sumen otros más.

¿Por qué aumentó el hurto a personas?

Las cifras muestran un aumento en hurto a personas debido a un ajuste estadístico en la metodología de recolección y de homologación de la base de datos del Siedco de la Dijín y el SPOA de la Fiscalía. Pero por supuesto debemos seguir trabajando en este delito que, como lo he mencionado en varias oportunidades, se ha convertido en una círculo vicioso de delincuentes reincidentes. Muchos de ellos son capturados pero luego quedan libres y vuelven a delinquir. Hacemos un llamado respetuoso al aparato de justicia para que revise estos casos y podamos poner en cintura a quienes permanentemente burlan a las autoridades y a la justicia. Por último, tenemos que seguir trabajando de la mano con la ciudadanía y estimular aún más los mecanismos de denuncia.

Uno de los objetos más robados es el celular. ¿Cuál es la estrategia para mitigar este delito?

Infortunadamente aún tenemos una cadena criminal que no hemos podido acabar. En la medida en que la gente siga comprando celulares robados, seguirá este fenómeno latente en la ciudad. Hemos realizado 27 intervenciones en establecimientos comerciales, que han dado importantes resultados contra el delito del hurto de celulares en Bogotá. En lo corrido de este año se han recuperado más de 620 e incautado 1.112 equipos móviles que estaban siendo comercializados en el mercado ilegal. Además, se ha logrado la captura de 128 personas, desarticulando 15 bandas delincuenciales, mediante el allanamiento de 137 locales comerciales y la extinción de dominio de la totalidad de un centro comercial ubicado en la localidad de Los Mártires.

El hurto a residencias también creció...

Hay un reto en el cual estamos comprometidos y trabajamos tanto con la superintendencia de vigilancia privada como con las empresas de vigilancia, y es comprometer aún más el servicio de vigilancia privada porque la mayoría de los delitos relacionados con hurto a residencias ocurren en propiedad horizontal en la cual se presta este servicio privado; entonces estamos trabajando en las siguientes líneas: primero, concientizar a los ciudadanos para que contraten empresas legales y formales de vigilancia privada que respondan por cualquier afectación a los inmuebles Segundo, un trabajo que ya ha dado resultados que, incluso tuvimos cuatro capturas en el pasado mes de diciembre, y que tiene que ver con aquellas empresas que de manera reiterada se ven involucradas en hurtos a residencias y que hemos identificado que están infiltradas por la criminalidad. Tenemos que seguir trabajando con los ciudadanos para que tomen las medidas pertinentes cuando se ausentan del hogar.

¿Qué desafíos enfrenta la ciudad en materia de seguridad durante 2018?

El reto es cumplirle a Bogotá en la reducción de las tasas de criminalidad, mejorando todos los indicadores de convivencia en el Distrito y fortaleciendo los programas de acceso a la justicia, en tres pilares. El primero es el presupuesto de inversión de la Secretaría, el cual creció en 50 % y eso nos impone ejecutar bien esos recursos, como lo hemos hecho. El año pasado cerramos con una ejecución presupuestal superior al 98 % y con este aumento en el presupuesto vienen unas inversiones importantes. Esperamos desempantanar la obra del Comando de la Policía de Bogotá y resolver los problemas que recibimos. Construir los Centros Integrales de Justicia en Toberín, Usaquén y Bosa. Continuar con las inversiones en tecnología y equipos tanto para la Policía Metropolitana de Bogotá como para la Fiscalía y la Brigada XIII. Y no menos importante, continuar con todos los programas de prevención, cultura ciudadana y acceso a la justicia.