La realidad de la basura

El director de la Uaesp anuncia una revolución en el reciclaje. Advierte además que revisará el convenio que privatizó el alumbrado público.

A cargo de las basuras de la ciudad y de la administración de los cementerios y el alumbrado público, no han sido pocos los retos recientes para la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp). Superada la licitación del relleno sanitario Doña Juana —contra la cual se llegaron a interponer 25 acciones de tutela—, el desafío se centra ahora en el proceso para escoger los operadores que recogerán la basura, un trámite retrasado por orden de la Corte Constitucional, que exige que se les de participación a los recicladores en el negocio.


Ese traspiés obligó a contratar de nuevo y directamente a las actuales empresas recolectoras, que arrancarán esa labor a partir de hoy. Juan Carlos Junca, el nuevo director de la Uaesp, ofrece detalles al respecto y anuncia, además, cómo van las otras licitaciones, todas millonarias, que lidera su despacho.


¿Por qué no estuvo la licitación de basuras a tiempo?
Estábamos listos a adjudicar el pasado agosto, pero pasó lo del fallo de la Corte que nos suspendió.


Pero ahí los contratos ya habían sido prorrogados un año...
En realidad, sí hubo unos tiempos que se pasaron porque la estructuración misma del negocio fue difícil. Como la prioridad es garantizar la prestación del servicio, nos vimos obligados a contratar a los mismos operadores, pero ya sin áreas de servicio exclusivo (ASES), por un lapso de seis meses y con una reducción tarifaria.


¿Cómo garantiza eso?
La reducción en la tarifa será de alrededor del 15%. Hay un costo de referencia, fijo, promediado, para la recolección, el transporte y la disposición final de la basura. Hay unos rangos: tomamos el más bajo.


A partir de hoy comienza la libre competencia en el negocio. ¿Qué significa eso?
En esta ciudad no va a pasar nada con la libre competencia. El nuevo contrato divide la ciudad en exactamente las mismas zonas de las ASES. Es difícil que otra empresa entre a operar porque hay una facturación conjunta.


¿Cuándo volverán a establecerse las ASES?
El 16 de marzo, cuando entren a operar los nuevos contratistas.


¿De qué manera están incluidos los recicladores en el negocio?
Primero, la Corte pidió que hagan parte de las empresas contratistas y por eso exigimos en los pliegos que cada consorcio dé el 5% por ciento de sus utilidades para los recicladores. Segundo, el tribunal pidió que esta población tenga empleo formal y por ello se generarán en promedio 600 empleos formales por ASE.


¿Qué otras novedades habrá en el tema de recicladores?
Queremos volverlos empresarios. El primer ciclo de la cadena de valor es la recuperación de la basura; eso es lo que ellos hacen. Pero el tercer eslabón es la pre transformación, y hasta allá queremos que lleguen.


¿Cómo lo harían?
Con un plan piloto en nuestro centro La Alquería, una bodega en la localidad de Puente Aranda, que incluya una planta de pre transformación de la basura, manejada por unas 10 organizaciones de recicladores.


¿Cómo va la licitación del Sistema Integrado de Información del Servicio de Aseo (SIISA)?
Bien, vamos a tener un número único de quejas. En tiempo real, vamos a poder saber en dónde está cada uno de los camiones y cuánta basura llevan. Todo por GPS. Adjudicamos el 14 de octubre y el negocio asciende a US$55 millones.


La Unidad también adelanta la licitación para ampliar los cementerios públicos...
Sí, ya hay prepliegos. La idea es que los cuatro cementerios públicos amplíen sus servicios con un operador encargado de la ampliación y la administración. Los interesados ofertan y tenemos un mínimo de $4.000 millones.


¿Cómo va la administración del alumbrado público, otra de las tareas de la Uaesp?
Estoy decidido a revisar el convenio que existe, porque cuando se vendió la Empresa de Energía se vendieron también todos los postes de la ciudad. Así es que, desde 1997 hasta acá, hemos pagado casi tres veces más esa infraestructura. Tendríamos que volverlos a comprar y sacarlos en concesión.