Entrevista con Javier Cancela, presidente de la empresa

Recaudo, otro coletazo de la crisis del SITP

La empresa encargada de recoger los ingresos del sistema de transporte es la sexta que se quiere acoger a reorganización empresarial. Según sus directivos, su crisis es producto del retraso en la implementación total del SITP.

Recaudo Bogotá afirma que su pasivo total es de más de $400.000 millones. / Archivo El Espectador

Recaudo Bogotá S. A. S., la empresa que recibe el dinero de los pasajes de Transmilenio (TM) y el SITP, se suma a la lista de compañías vinculadas al sistema con líos financieros. Según sus directivas, hoy tienen un pasivo que alcanza los $400.000 millones y una deuda que, si bien se mantiene estable, no tienen cómo pagar a tiempo las cuotas pactadas con el sistema financiero. La situación, que está a punto de volverse inmanejable, los llevó a pedirle a la Superintendencia de Sociedades que los admita en un proceso de reorganización empresarial, para tratar de salir a flote y así poder operar los nueve años que aún tienen de contrato con Transmilenio. Javier Cancela, presidente de la compañía, habló con El Espectador sobre el panorama financiero de la empresa y sus proyecciones del SITP.

>>> LEA: Operadores del SITP, sin crédito

¿Por qué deben iniciar una reestructuración empresarial?

Para darle a la empresa la oportunidad de que socios, accionistas, acreedores y el ente gestor, Transmilenio, lleguen a un acuerdo que permita la viabilidad a largo plazo. Queremos tiempo para que todas las partes se sienten a negociar y podamos operar el resto de la concesión sin problemas.

¿De dónde surgió la deuda?

Es consecuencia del retraso en la implementación total del SITP. Esto le genera al sistema un déficit del 30 %, ya que hay más de 1,5 millones de pasajeros que a diario viajan en el SITP provisional y pagando en efectivo, convirtiéndose en recursos que no están ingresando al sistema.

¿De dónde provienen los ingresos de Recaudo Bogotá?

Recaudamos los pasajes de TM y el SITP, y los ponemos en la fiducia del sistema. Ese dinero no entra a Recaudo Bogotá. Es TM el que hace una discriminación de pagos a los distintos operadores, incluidos nosotros. El pago es proporcional a las recargas que se hacen a las tarjetas, pero si hay 1,5 millones de pasajeros que no pasan por el sistema, es dinero que no vemos.

>>> LEA: Confianza, clave para renegociar el SITP

Si hay crisis, ¿por qué se dice que la operación no está en riesgo?

En estos momentos aún no hay riesgo, porque tenemos ingresos para pagar la operación. No obstante, no estamos generando suficiente dinero para pagar la deuda que adquirió la compañía para financiar las inversiones hechas al principio para poner en marcha el sistema.

¿Cuánto tuvieron que invertir?

Hicimos una inversión cercana a los US$200 millones para pagar los activos que conforman el sistema de recaudo y control de flota que operamos. Esa financiación se tenía que pagar durante la concesión, pero el déficit nos ha impedido cumplir el esquema de pagos.

¿Han contemplado una liquidación?

No. La liquidación es sólo un escenario del proceso, en caso de que las condiciones resulten tan difíciles que sea imposible llegar a un acuerdo de pago con los acreedores. Pero eso sería algo absurdo y remoto.

¿Cuánto dinero están debiendo?

El pasivo total de la compañía es de casi $400.000 millones. De ese total, hay una fracción vencida, porque no se han generado los ingresos para pagar cumplidamente la deuda, que se supone debe irse cancelando durante la mayor parte de la concesión.

>> LEA: Parqueo: ¿otro salvavidas para el SITP?

¿Esa cifra puede aumentar?

No, nuestra deuda está estable, pero no podemos pagarla al ritmo que estaba pactado en los acuerdos de financiación.

¿Con qué acreedor tienen la deuda?

Son dos. El primero es la banca multilateral internacional. El segundo es nuestro principal proveedor tecnológico, que nos ha ayudado a sobrevivir este tiempo.

Fuera de la implementación del SITP, ¿qué otra cosa afecta sus finanzas?

Cuando se estructuró el SITP se suponía que se tenía que implementar una flota de aproximadamente 10.000 buses zonales, lo cual no se ha cumplido. También se suponía que debía operar la Troncal de la Séptima, pero lo que hicieron fue implementar unos buses duales que mitigaron en parte por la falta de la troncal. Esos retrasos perjudican al sistema, porque le quita demanda y facilita el auge del transporte ilegal.

¿Cuál es su panorama del SITP?

Los decretos que fundamentaron el SITP tenían una serie de debilidades, que desafortunadamente la ciudad no ha sido capaz de rectificar a tiempo. Eso ha provocado este dominó, donde muchos hemos acabado en una situación financiera complicada. El sistema no es insalvable, pero se requiere que el Distrito tome decisiones de fondo para resolver problemas estructurales. El más importante es completar el sistema. Mientras haya SITP provisional, el déficit no se resolverá. Hay otros temas de fondo por resolver como el diseño de rutas, la forma en que se atiende la demanda y los principios de retribución de los concesionarios, para que la canasta de costos esté equilibrada.

742736

2018-03-05T21:40:38-05:00

article

2018-03-06T05:46:18-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar / [email protected] / @FelipeAltamar

Bogotá

Recaudo, otro coletazo de la crisis del SITP

45

5729

5774