Rechazan construcción de viaducto elevado en la Autopista Sur de Bogotá

La propuesta fue hecha por la Vicepresidencia de la República y rechazada por la Administración Distrital.

Archivo EFE

El Distrito rechazó esta semana la construcción de un viaducto elevado en la entrada de Bogotá por la Autopista Sur, alegando las consecuencias que traería, de la manera en que lo plantea la Vicepresidencia del Gobierno Nacional, como el aumento en la percepción de inseguridad, la afectación de manera negativa al paisaje urbano, además de complicaciones en materia de salubridad y altos costos.

Según la Secretaría Distrital de Planeación, las áreas alrededor y bajo puentes vehiculares y viaductos dentro de las ciudades, actualmente tienen los inconvenientes que mencionaron, además de llevar a los peatones a hacer recorridos más largos entre las estaciones de transporte público y los lugares a los que éstos se dirigen.

Gerardo Ardila, secretario Distrital de Planeación, indicó que “uno de los problemas más importantes que se presenta en las propuestas que nos ha venido haciendo el señor Vicepresidente de la República es darle un tratamiento homogéneo a construcciones muy distintas. No podemos hablar de las autopistas de segundo piso, que ya están pasadas de moda por inconvenientes, con la misma calificación con la que hablamos de la entrada por la calle 80 o por la calle 13, que necesariamente tenemos que discutir”.

Asimismo, el Distrito aseguró que este tipo de vías se consideran obsoletas dentro de los espacios urbanos, puesto que las conexiones a desnivel serían más costosas que los cruces semaforizados para peatones o reductores de velocidad para facilitar los cruces peatonales.

También, porque aparentemente quitan grandes espacios que se pueden utilizar para caminar, ya que requieren áreas adicionales para rampas y escaleras que quitan continuidad al espacio peatonal.

La iniciativa del Gobierno Nacional “presenta un inconveniente y es que convierte las entradas de Bogotá en áreas de urbanización y sobre todo los cerros, destruyendo las pocas posibilidades que nos quedan de mantener agua en la ciudad. Por lo tanto, no estamos de acuerdo con la propuesta de hacer autopistas de segundo piso. Desde luego estoy completamente de acuerdo en que hay que buscar mejores alternativas”, puntualizó Ardila.

Finalmente, la Secretaría de Planeación indicó que los viaductos o vías elevadas en segundos pisos no sólo son costosos, sino que no ayudan con los problemas de movilidad de las ciudades y afectan negativamente el paisaje urbano.

En cuanto a esto, la solución planteada desde el Gobierno Distrital para mejorar la movilidad, es facilitar que los ciudadanos vivan más cerca de los centros de empleo de las ciudades, así como y priorizar el espacio de los corredores viales para el transporte público e integrarlos a espacios peatonales.