Costo y tiempo de restauración son inciertos

A recuperar la ciudad de los destrozos

Aunque el Distrito dice que los daños económicos del paro nacional valdrían $40.000 millones, podría ser más. Estaciones, edificios patrimoniales y algunos locales comerciales, los más afectados.

Las estaciones de Transmilenio han sido el principal blanco de los vándalos, lo que ha afectado el sistema. / El Espectador

El rastro de los ocho días de protestas en Bogotá aún se nota en las zonas donde se concentraron los disturbios. Paredes, estaciones de Transmilenio (TM), buses del SITP, monumentos vandalizados… Sin embargo, hay un rastro invisible que se podría comparar con los destrozos: el “hueco” en el bolsillo que soportan los afectados por la parálisis, las víctimas de los saqueos y el propio Distrito, que tendrá que reparar los daños.

Desde el pasado 21 de noviembre, cuando se iniciaron las marchas, los efectos no fueron representativos. No obstante, cuando surgieron los brotes de violencia la cosa cambió. Los daños a edificios e infraestructura, el cierre de negocios y la parálisis en el sector de industria y servicios generaron impactos multimillonarios. Según la Secretaría de Desarrollo Económico, las pérdidas en los primeros días podrían ascender a $70.200 millones solo en el comercio, la industria y servicios, como transporte, alojamiento y restaurantes.

Las zonas más afectadas fueron el barrio Tintal (Kennedy), Molinos (Usme), la zona de Sevillana, inmediaciones del Sena de la carrera 30 con calle 13, el Portal Suba y la Universidad Nacional. También en el centro, especialmente en la zona histórica de La Candelaria y por el centro desde la calle 45 hasta la Plaza de Bolívar.

Para el cálculo de las pérdidas, el Distrito se basó en datos oficial y de organismos sectoriales como Fenalco Bogotá, que afirma que las ventas cayeron entre el 70 y el 90 % durante estos días. Esto, teniendo en cuenta que el 80 % de los locales que abrieron en las zonas afectadas cerraron después del mediodía. El resto, ni siquiera abrieron. En plata blanca, Fenalco calcula que en cada día de protestas se perdieron casi $50.000 millones.

Lo más preocupante para la entidad es que el comercio de la ciudad, que venía registrando un aumento en sus cifras, sin duda tendrá un desplome para este fin de año. “La situación de los últimos impacta la economía. Este bajonazo nos afecta y el llamado que hacemos los comerciantes es que se respete el derecho al trabajo y a la libre movilidad”, aseguró Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá, quien anticipa que en estos cálculos no se incluyen los costos por saqueos o vandalización.

Transporte, el más afectado

Los excesos de violencia en lo que va de paro se han hecho más evidentes en los sistemas de transporte. Interminables filas de ciudadanos caminando sobre las troncales exclusivas de TM, debido a la cancelación de la operación por bloqueos, son imágenes que se repiten en las horas finales de las movilizaciones. Por supuesto, no solo afectan a los usuarios, que han tenido que buscar la manera de llegar a sus casas, sino al sistema, que ha disminuido sus ingresos.

En promedio, en un día típico, los tres componentes del sistema integrado de transporte (TM, SITP y Transmicable) movilizan 4’560.000 usuarios. Durante estos días, esa cifra se redujo a unos 3’000.000 de pasajeros. A las pérdidas hay que sumarles los buses vandalizados: el día más grave fue el viernes, cuando todo se salió de control y se decretó toque de queda. Ese día se reportaron 83 buses averiados (44 articulados de TM y 39 buses del SITP). Sin embargo, en promedio cada día deben salir de operación 40 vehículos del sistema, entre rojos y azules.

El costo de reparar los buses depende de los daños (unos solo tienen grafitis, pero otros tienen varias ventanas y puertas rotas), y también de los concesionarios, pues cada uno tiene su proveedor de repuestos. Sin embargo, la cifra que sí tiene un estimado es la de daños en las estaciones, pues desde el inicio de las protestas han sido destruidas 99, lo que corresponde a un 71 % de la infraestructura del sistema. Incluso, todavía hay 13 estaciones que no operan y 19 más que no tienen torniquetes y el pasaje lo debe validar un funcionario de TM.

De acuerdo con el sistema, con lo ocurrido hasta hoy, deben destinar unos $5.000 millones solo en reparar las estaciones y, así como los buses, la inversión depende de los daños: mientras en algunas solo amerita el cambio de puertas y vidrios (entre $1 y $20 millones, según la cantidad de vidrios), en las más graves también se vandalizaron los torniquetes, las taquillas y hasta el piso metálico. En cada una de estas el gasto ronda los $100 millones.

Mobiliario y patrimonio

Los otros damnificados son aquellos elementos urbanos que algunos destrozaron. Monumentos, paraderos de buses, edificios patrimoniales, canecas y contenedores de basura son algunas partes del mobiliario que se debe reconstruir. De acuerdo con la Defensoría del Espacio Público (Dadep), 295 paraderos (20 % de los existentes) fueron vandalizados desde el comienzo de las protestas. La mayoría de las afectaciones se encuentran en la carrera séptima, desde la Plaza de Bolívar; la Avenida Suba, desde la calle 127, y la Av. NQS, desde la calle 26.

La directora de la entidad, Nadime Yaver, afirma que lo ocurrido no tiene precedentes en la historia reciente de la ciudad y que reparar el mobiliario destruido tendrá un costo aproximado de $228 millones. También hizo un llamado a la sensatez. “Las condiciones en las que hemos encontrado el mobiliario urbano son lamentables. Rompieron techos, vidrios y paneles publicitarios, que dan cuenta de una intención voluntaria de grupos violentos. Invitamos a manifestarse pacíficamente y ser responsables con su entorno, pues hay que preservar los bienes públicos”.

De igual forma, el Instituto de Patrimonio Cultural (IDPC) estima que hay poco más de 100 fachadas emblemáticas y 24 monumentos averiados. La recuperación de estos elementos demandará recursos por $1.000 millones, aproximadamente, mientras que la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) estima que deberá invertir $300 millones para reparar 337 contenedores (265 con pérdida parcial y 72 incinerados).

Ha pasado una semana desde el inicio de una movilización social histórica en la capital. Los promotores de las manifestaciones no dan su brazo a torcer en cuanto a sus exigencias y es claro que las marchas seguirán. Por lo tanto, el llamado es a que, así como los últimos días se demostró que es posible manifestarse sin excesos de violencia, se mantengan, pues cualquier exceso lo terminarán pagando todos los ciudadanos. Por ahora, recuperar la ciudad será una tarea que empezará esta alcaldía, pero que tendrá que finalizar la próxima administración.

893345

2019-11-28T22:07:41-05:00

article

2019-11-28T22:07:41-05:00

[email protected]

none

Felipe García Altamar - @FelipeAltamar ([email protected])

Bogotá

A recuperar la ciudad de los destrozos

38

6746

6784