Recusación contra secretario de Planeación por conflicto de intereses en reserva Van der Hammen

El concejal Progresista dice que Andrés Ortiz debió declararse impedido al momento de su nombramiento al ser propietario de un predio de 2.000 mts en la reserva.

Esta semana el concejal Progresista Hollman Morris presentó ante la Procuraduría General de la Nación una recusación contra el secretario Distrital de Planeación, Andrés Ortiz por presunto conflicto de intereses en la reserva Van Der Hammen.

El concejal cuestiona al funcionario porque al ser nombrado en el cargo por el alcalde Enrique Peñalosa no declaró su impedimento al ser propietario de un predio de 2.000 mts en la reserva. Además, según Morris, ha intervenido desde su cargo como jefe de cartera en aspectos referidos a la regulación, gestión, control o decisión sobre la misma, violando el artículo 40 del Código Disciplinario.

“Sin haber resuelto la situación legal de su impedimento el Secretario de Planeación ha actuado deliberadamente en los temas referidos a la Reserva, por lo que estaría inmerso en inhabilidades, incompatibilidades y conflicto de intereses”, aseguró el concejal.

Le recordó al secretario que con sus declaraciones antes los medios de comunicación sobre el “Proyecto Ciudad Norte”, adelantado por la entidad que el actual secretario dirige y que intervendría la Reserva Forestal Van Der Hammen, viola el artículo 35 que se refiere a las prohibiciones que tiene todo servidor público ante los medios de comunicación.

Finalmente pide a la Procuraduría que se investigue además si Ortiz por su trayectoria como empresario privado de la construcción y teniendo en cuenta que la firma de la que es socio fundador, Contexto Urbano actualmente acredita 200.000 metros cuadrados de proyectos con diseños en la ciudad de Bogotá, recae en más impedimentos.

Desde que se desató la polémica por el anuncio proveniente del Palacio de Liévano de intervenir determinadas hectáreas de la Reserva Forestal, Peñalosa ha manifestado que la propuesta que elaboran para dicho espacio, y en general para el norte de Bogotá, es mejor tanto para la ciudad como para el medio ambiente.
De acuerdo con el mandatario distrital ‘Ciudad paz’ generará más de 1.500 hectáreas verdes, podrán vivir entre 1.4 y 1.8 millones de personas y, además, mantendrá la conectividad entre los cerros y el río Bogotá.