Redensificación del centro de Bogotá tendría graves problemas como sucedió en Cedritos

Advierten inconvenientes en materia de infraestructura y servicios públicos.

David Campuzano/El Espectador

La propuesta de la administración del alcalde Gustavo Petro planteada en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), relacionada con la redensificación del centro de Bogotá, ha sido duramente cuestionada, no solo en el Cabildo Distrital sino también por el contralor Diego Ardila Medina, quien advirtió problemas a futuro.

Según el contralor de Bogotá, en el proyecto POT que fue presentado por el Distrito y puesto a consideración del Concejo, se plantea una ciudad poli-céntrica, sin estudios de la demografía y sólo se analiza una redensificación de la ciudad en la masificación de la construcción.

Ardila asegura que no se tienen en cuenta las implicaciones que esto conllevará por el gran número de habitantes, la falta de servicios dotacionales y de equipamiento (hospitales, colegios, jardines infantiles, etc.) para el llamado ‘centro ampliado’.

“No hay claridad en cuanto a su proyección futura. Este proceso de densificación será de largo aliento y producirá acciones individuales predio a predio, como lo ocurrido en el sector de Cedritos, que tuvo graves problemas de infraestructura y servicios”, puntualizó el contralor.

Por otro lado, dice la Contraloría Distrital, la mezcla de usos del suelo sumado a la falta de UPZ como instrumentos normativos a nivel local causará incertidumbre técnica y jurídica a la ciudadanía sobre todo en el manejo y utilización de índices de edificabilidad y el uso en diferentes sectores de la ciudad.

Frente al tema se han pronunciado varios concejales, quienes han manifestado que si se lleva a cabo la redensificación, tal y como está planteada en el POT, se avecinan problemas.

La concejal Olga Victoria Rubio manifestó que la situación es preocupante, pues según ella, al insertar más personas en el poco espacio público disponible aplicando la propuesta de redensificación de la ciudad “quedaríamos emPOTellados y asfixiados por carencia de espacio para circular y descansar”.

La cabildante explicó que cada área de 10 metros cuadrados del Centro Ampliado actualmente es utilizada para que cohabiten en promedio dos ciudadanos, compartiendo zonas de espacio público, de servicios, dotacionales, comerciales y residenciales, lo que en sentido común significa, que descontadas las áreas usadas para servicios, comercio, dotación y residencia, en el escaso espacio restante, estos dos tendrían que circular con la consecuente limitación de áreas y zonas de descanso y esparcimiento.

“Hoy se tiene un problema de movilidad en el centro de la ciudad y la intensidad del mismo se incrementaría en caso de redensificar el centro ampliado, situación que colocaría a Bogotá en un distante primer lugar como la ciudad más densa de América Latina, sin contar con los problemas de inseguridad, de prestación de servicios públicos, educativos y de salud que se generarían”, agregó la cabildante Rubio.

Los concejales Javier Palacio y Jairo Cardozo coinciden con Rubio y señalan que la redensificación no es la estrategia.

Palacio ha cuestionado la propuesta del alcalde Gustavo Petro argumentando que si se aprueba como se planteó en el POT las infraestructuras de servicios públicos y movilidad literalmente explotarían.

Bogotá es la ciudad más redensificada de América, aumentar el índice de personas por hectárea solo crearía más hacinamiento y caos para todos los capitalinos. Propuestas como la redensificación de la ciudad está muy alejada de la realidad y no está soportada en ningún estudio, pero sí desconoce estudios recientes, que señalan que la capital del país es la ciudad más redensificada de todo el continente”, ha dicho Palacio.

Las cifras señalan que en Bogotá habitan 20 mil personas por kilómetro cuadrado, es decir, 200 personas por hectárea. Ciudad Bolívar tiene tasas de 350 habitantes por hectárea, esa cifra sitúa a esta localidad como la zona más densamente poblada del mundo.

Desde el Concejo de Bogotá le han preguntado a la Administración Distrital en qué estudio se basa la propuesta de redensificar zonas como el centro ampliado, donde en algunas áreas no cabe una solución habitacional más y las redes de servicios públicos domiciliarios y la infraestructura de movilidad están a su máxima capacidad.

Por su parte, el concejal Jairo Cardozo asegura que la propuesta de redensificación apunta más al hacinamiento. “El exceso de densidad no es la mejor opción para nuestra ciudad, más aún si tenemos en cuenta que el Centro Ampliado, que es el sector que se quiere densificar, no cuenta con posibilidades reales para generar espacio público, zonas verdes y redes de servicios públicos que garanticen calidad de vida, lo cual indudablemente traerá graves problemas de convivencia”.

Así mismo, dijo que congelar las 5.000 hectáreas de suelo urbanizable del norte de la ciudad agravará el déficit de vivienda en Bogotá que actualmente es de aproximadamente 400 mil unidades.

“Pretender solucionar ese déficit disminuyendo drásticamente el área urbanizable no solo traerá el hacinamiento propio de los tugurios, sino un aumento incalculable e incontrolable del precio de los inmuebles, pues la demanda seguirá creciendo pero la oferta se reducirá ostensiblemente, atentando de paso contra el modelo de vivienda de interés prioritario por el elevado costo del suelo”, concluyó Cardozo.
 

 

últimas noticias