La reforma a la salud de Petro

El Distrito propone un nuevo modelo que sea financiado por el Estado en el que desaparecerían las EPS, los copagos y las cuotas moderadoras.

En días pasados, el Distrito anunció que presentaría un proyecto de ley estatutaria para reglamentar el derecho a la salud en Colombia y reformar la ley 100 con el objetivo de crear un nuevo sistema de salud en Colombia. Guillermo Alfonso Jaramillo, secretario de Salud, ve eco de su propuesta en varios sectores de la sociedad. Por eso propone que se construya un documento para que el legislativo dé un vuelco al sistema actual.

¿Cómo operaría el modelo propuesto por el Distrito?

La rectoría tiene que ser ejercida por el Estado. La financiación también debe estar a cargo del Estado. El modelo estaría basado en la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad, todo esto enfocado en la atención a la primera infancia. Hay que cambiar ese modelo que es curativo, estamos esperando a que lleguen los enfermos a los hospitales cuando lo que hay que hacer es salir a buscar a la gente a la casa y a los barrios, buscarlos sanos y prevenir que no se enfermen.

¿Qué fórmula matemática tiene el Distrito para reemplazar los $28.5 billones de aportes parafiscales que circulan actualmente por el Sistema?

Estamos estudiando el tema. Una cosa son los aportes que hacen los trabajadores, que se podrían seguir haciendo, y otra cosa es que el sistema dependa exclusivamente de esas cotizaciones. Le voy a dar un ejemplo, hoy cotizamos los que tenemos empleo y una parte de esos impuestos, el 1.5%, los pasamos al Fosyga que es el fondo de solidaridad, lo cual está bien porque el sistema debe ser solidario. Pero nosotros queremos que se entienda que el Estado está en la obligación de financiar el sistema, por ejemplo a partir del Sistema General de Participaciones (SGP) en el que están los impuestos a los cigarrillos, chance, loterías, el baloto, todo lo que tiene que ver con el licor.

La base primaria del modelo debe sacar de los impuestos para financiarlo. Creemos que es necesario eliminar el copago y las cuotas moderadoras. Y que exista un fondo único y se efectúe el pago directo del Estado al prestador del servicio.

¿Cómo sería la atención al usuario?

Nosotros pensamos que se puede ofrecer un mejor servicio a la gente si se atienden en Redes de Territoriales de la Salud y la Vida. A una persona que está en Suba no tiene por qué mandarla al centro para solicitar una autorización. Se necesita que se acerque a la gente y tiene que haber continuidad en la atención, pero en el sitio geográfico en el que vive. Es necesario tener un sistema único de información en donde sistematizar la historia clínica y epidemiológica de los pacientes y que ésta pueda ser chequeada en cualquier hospital del país.

Dicen que la administración Petro se preocupa más por incidir en el escenario nacional y que ha descuidado el capitalino…

Lo uno va amarrado a lo otro. Nosotros tenemos que hacer algo porque tenemos una crisis hospitalaria tremenda, si no logramos hacer que esto cambie no vamos a tener éxito en el manejo de los hospitales. Nosotros estamos haciendo lo que nos compete. Y giramos los primeros $9 mil millones para los hospitales y gran parte se fue para salvar el hospital de Meissen. Ahorita estamos armonizando el presupuesto de la Secretaría de Salud y logramos armonizar $38 mil millones, pero a costa de desfinanciar dos rubros que son totalmente importantes y necesarios, que son la salud en primera infancia y el de los vinculados, es decir, la gente que no tiene quién les pague.

¿Qué se activa con la emergencia en salud en el Distrito?

La emergencia nos permitirá pedirle al Confis $150 mil millones adicionales para poder contener la crisis y pasar el año, nos daría la oportunidad de hacer adiciones presupuestales que se van a presentar ante el Concejo en agosto. Vemos posible esta petición porque el recaudo ha sido bueno y se cree que habrá recursos adicionales cercanos a los $400 mil millones, y aspiramos a que el Concejo apruebe las adiciones y buena parte de éstas nos corresponda. Hoy vamos a aprobar en el consejo directivo de la secretaría la propuesta que le vamos a hacer al señor alcalde.

¿Con qué recursos apoyaría la Secretaría de Salud esta emergencia?

Por parte de la Secretaría de Salud ya sé qué podemos tocar y qué no, falta mirar qué pueden aportar las otras secretarías. En nuestro caso, sacrificamos un mayor aumento de equipos médicos para este año, aunque se ha mantenido: de 175 equipos de salud pasamos a 649; antes un equipo debía atender a 1.200 familias, ahora 800, pero aspirábamos a tener más equipos.

Con la Secretaría de Hacienda quedamos en que ellos nos girarán $38 mil millones, pero es un recurso insignificante para la gravedad del asunto. Nosotros dejamos de recaudar más de $200 mil millones del régimen subsidiado, un déficit de $250 mil millones en los hospitales más los que vienen de años anteriores. Un total de $600 mil millones de déficit de salud en el Distrito.

La propuesta que tenemos es que el Estado pague las nóminas de empleados, médicos y enfermeras, como pasa con los profesores.

¿Cuál es la otra propuesta que tiene usted para Petro?

Un crédito de tesorería para comprar insumos y drogas a gran escala. Nosotros se los venderíamos a los hospitales al precio que los compremos y ellos después nos los pagarían. Esto con el fin de solucionar dos de los problemas más graves que tiene los hospitales. Resueltos estos dos temas, tendríamos más oportunidades de salir de esta crisis. Eso es lo que necesitamos para que hagan cursos de capacitación y mejorar el servicio. Los hospitales tienen que sistematizarse, tener un registro de las historias clínicas y recursos adicionales para actualizar la tecnología. ¿Por qué no pensar en construir los desarrollos de infraestructura necesarios? Los hospitales públicos no tienen que ser ni verse pobres, no tienen por qué limosnearle al deudor.