'Regiotram no es prioridad': Enrique Peñalosa

El alcalde de Bogotá aseguró que su administración está priorizando la utilización de los corredores de ferrocarril para poner allí troncales de Transmilenio.

"Nosotros no podemos asumir el riesgo de pérdidas o el riesgo de tener que subsidiar el Tren de Cercanías", afirmó el mandatario.

Luego de que El Espectador reveló que la construcción del Regiotram o Tren de Cercanías está embolatada, porque los diseños no están acordes al plan de movilidad que tiene la administración de Enrique Peñalosa, el mandatario distrital ratificó el incierto panorama del proyecto al señalar que no será financiado por Bogotá, pues sus prioridades sobre los corredores férreos son otros. (Lea: Se embolata el Regiotram entre la sabana y Bogotá)

Una de las críticas del Distrito a la iniciativa, que conectaría a los municipios de la sabana con Bogotá, es que el estudio no tuvo en cuenta la demanda de trasbordos entre el Regiotram y el SITP, situación que podría generar pérdidas a la capital. Por eso ha pedido que quede claro que deben ser los integrantes de la APP quienes asuman el pago del descuento que reciben los usuarios cuando pasan de un sistema de transporte a otro. (Lea: Santos pide a Peñalosa y Rey que se pongan de acuerdo para construcción de tren ligero)

Peñalosa reiteró esta crítica al señalar: “Bienvenido el tren y que lo operen, pero no puede ir con cargo a subsidios de Bogotá. Tengo entendido que faltan unos estudios. Si los estudios señalan que es viable, bienvenidos el proyecto. Sin embargo, por ahora lo que nosotros estamos pensando es utilizar unos corredores de ferrocarril para poner troncales de Transmilenio, probablemente operando con buses eléctricos”, dijo el alcalde.

“El mayor proyecto para la ciudad es la construcción del metro de Bogotá… nosotros no podemos asumir el riesgo de pérdidas o el riesgo de tener que subsidiar el Regiotram. Ese es un proyecto que no alcanza. Quisiéramos, pero no tenemos los recursos para hacerlo. Ya tenemos unos problemas gigantescos, porque estamos acercándonos al billón de pesos de subsidios del SITP”, concluyó Peñalosa. (Lea: “El SITP es una bomba nuclear”: Peñalosa)

La afirmación la hizo este miércoles en diálogos con BluRadio, después de que Jeimy Villamil, secretaria de Movilidad de Cundinamarca, anunció que los proyectos viales y de transporte planeados por Peñalosa chocan con los estudios del Regiotram. “Los diseños que hicieron los privados estaban desde hace tres años, pero como faltaban ajustes técnicos, la construcción se retrasó. Ahora que todo estaba listo para iniciar la obra, la Alcaldía dijo que en los estudios no se contemplaron los medios de transporte que se harán en Bogotá. Y es cierto: ni el metro elevado ni las nuevas estaciones de Transmilenio se tuvieron en cuenta, porque los diseños se hicieron antes de Peñalosa”. 

Actualmente, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), encargada de revisar los diseños del proyecto férreo propuso contratar a un tercero que valide un solo modelo de demanda de transporte para los proyectos de movilidad de la ciudad-región. Es decir, un ente que defina los costos y la cantidad de transbordos que se deben hacer del ferrocarril al Transmilenio o al SITP.

La propuesta fue aceptada y se acordó que el Departamento Nacional de Planeación (DNP) contrate una firma que establezca el modelo de demanda más adecuado. Eso estaría listo en el primer semestre de 2017. “Después de que se estructure el modelo, que es un insumo necesario para la validación definitiva de la APP, el Ministerio de Hacienda evaluará si para la Nación es viable apoyar el proyecto”, explica Felipe Lota, subdirector de transporte del DNP.

¿Qué es el Regiotram?

El Regiotram es un proyecto férreo que busca conectar los municipios del occidente de Cundinamarca, como Facatativá, Madrid, Funza, Mosquera y El Corzo, con Bogotá. Desde Faca hasta la carrera 10ª, en el centro de la ciudad, donde terminaría el ferrocarril, hay 41 kilómetros. La idea inicial es construir 18 estaciones urbanas y seis rurales. Desde el punto de partida (Facatativá) hasta el centro, el recorrido tardaría 40 minutos. Es decir, una hora y 25 minutos menos de lo que gastan las personas en bus tradicional. De concretarse el proyecto, se beneficiarían 210.000 pasajeros al día.

 

últimas noticias