Renovación del CAN costará $7 billones

Con la implosión comienzo el proceso de renovación urbana en el Centro Administrativo Nacional (CAN), que busca modernizar la infraestructura de las instituciones del Estado. El resto del proyecto depende de la modificación del POT.

Cortesía Alcaldía de Bogotá

Tras la demolición del edificio del Ministerio de Transporte todo está listo para empezar la renovación urbana del Centro Administrativo Nacional (CAN). Y para ratificar el compromiso del Distrito con este megaproyecto, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, firmó este domingo el decreto por medio del cual se adopta el Plan Parcial de Renovación Urbana del CAN, formulado por la Agencia Nacional Inmobiliaria. El documento permite “la transformación del uso del suelo, en las 48,8 hectáreas que componen el proyecto. (LEA:El edificio del Ministerio de Transporte es historia)

Según explicó la administración, “este es el instrumento que permitirá reordenar, equilibrar y desarrollar urbanísticamente el nuevo CAN y a su vez integrar los usos de espacio público, comercio y vivienda, además del institucional, de acuerdo a la normativa urbana vigente. La distribución del área total construida del proyecto será en un 59% para uso dotacional oficial, un 28% para uso de vivienda y 13% para uso comercial y de servicios”. (LEA: El difícil despegue de la renovación del CAN)

Ciudad CAN está a cargo de la Empresa de Renovación Urbana Virgilio Barco (EVB), creada por el Gobierno nacional en 2011 con el objetivo fundamental de desarrollar este proyecto, ubicado entre las carreras 45 y 60 y las calles 26 y 44. El objetivo es dar cabida a 112 edificios que combinen usos del suelo con vivienda y edificios altos que aumenten la densidad en la zona. No obstante, el Plan de Ordenamiento Territorial vigente, en esta zona solo puede construirse con fines de prestación de servicios.  (LEA: Así será el primer edificio de Ciudad CAN)

Ante la falta de normas urbanísticas que permitan la combinación de uso de suelos en la zona, el plan quedó estancado y sólo se pudo avanzar en el primer edificio. La pasada administración intentó dar luz verde, con la expedición en 2013 de la modificación especial del POT (MEPOT), pero fue suspendido en 2014 por el Consejo de Estado, luego de una demanda que cuestionó la forma cómo el alcalde Gustavo Petro expidió la reglamentación sin tener en cuenta el concepto del concejo de la ciudad.   

--VEA: Demolición del Ministerio de Transporte

Esto hizo que Ciudad CAN quedara prácticamente en el limbo. Como solución alternativa, desde el Gobierno se habló incluso de la aprobación de un “minipot”, que permitiera la mezcla de usos del suelo, al menos, en esa zona de la ciudad, pero la propuesta también fue rechazada.  

Ahora, con el plan parcial, parece destrabarse un proceso que duró años estancado. Tras la demolición, parece estar ya está todo listo para sacar adelante la licitación y adjudicar la construcción de una obra que albergará más de 6.000 mil funcionarios, tendrá capacidad de recibir 1.800 visitantes, contará con un centro de atención al público con 50 ventanillas y 400 sillas de espera, y podrá albergar todas de las entidades del Gobierno Nacional que prestan servicios al ciudadano.

De acuerdo con cifras del Gobierno, para llevar a cabo el proceso de renovación, se requerirán inversiones que alcanzan los $5.3 billones, sumado a $1.3 billones destinados al denominado Primer Edificio, a través de vigencias futuras, para un total de cerca de $7 billones.

El proyecto generará para la ciudad “11,1 hectáreas de nuevo espacio público y 7,4 hectáreas de parques y alamedas y contribuirá también a la ampliación de las estaciones de Transmilenio sobre la Avenida Calle 26 y a la construcción de nuevos paraderos de rutas urbanas del SITP. En lo que tiene que ver con las vías, el proyecto generará 9,62 hectáreas de malla vial intermedia y local, 20 obras de infraestructura para mejorar la movilidad del sector y en general de la ciudad, cinco kilómetros de nuevas ciclorutas”, explicó Claudia María Luque Gordillo, directora de la Agencia Nacional Inmobiliaria Virgilio Barco.

“Este proyecto busca convertir este sector en un polo de desarrollo de Bogotá, modernizar la infraestructura de las instituciones del Estado con altos estándares de diseño y tecnología, brindándole a los funcionarios un mejor ambiente laborar y generando un mejor servicio al ciudadano”, aseguró Luque.