¿Qué se sabe de la recaptura de Aida Merlano?

hace 1 hora

Renovación en Ciudad Bolívar: una deuda más allá del Transmicable

Tras la inauguración del cable aéreo, el Distrito se comprometió a poner en marcha un plan de renovación urbana. La comunidad de esta localidad sigue esperando a que se materialice el 60 % de este proyecto.

Arriba: así estaba proyectado el Mirador Illimaní en 2017. Abajo: así luce el Mirador Illimaní actualmente.Cortesía: Alcaldía de Bogotá

El Transmicable cumplió un año de funcionamiento (el 28 de diciembre de 2019) y aunque se había anunciado que sería acompañado por la construcción de doce proyectos complementarios al sistema, esto no se cumplió en su totalidad. El objetivo de la anterior administración era hacer del Transmicable un proyecto urbano integral que integrara la movilidad con la cultura. Por este motivo, prometió la construcción de cinco parques y siete edificaciones, que beneficiarían a la comunidad de Ciudad Bolívar. Si bien algunos de estos ya fueron inaugurados (como el Parque La Colmena y el Súper CADE Manitas), en otros no se ha levantado el primer ladrillo.

En este caso, el Distrito prometió más de lo que pudo abarcar. En 2017 anunció que la línea de equipamientos en las inmediaciones del Transmicable estaría lista para finales de 2019. Al final, de doce obras planeadas solo se entregaron cinco; es decir, casi el 60 % está pendiente.

De estos cinco proyectos, el Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) cumplió con la entrega de cuatro parques (La Colmena, Compartir, Juanchito Pipón y Villas del Diamante). Por su parte, el Distrito inauguró el Súper CADE Manitas, el pasado 30 de diciembre, pero la comunidad tiene reparos acerca de esta obra.

Alfonso Mateus, líder del barrio Manitas, donde se ubica la tercera estación del cable, aseguró que a los habitantes del sector les prometieron que el Súper CADE operaría a partir del 7 de diciembre; sin embargo, “el fin de año solo se entregó la estructura y nos dijeron que en realidad entraría en funcionamiento hasta mitad de este año”.

(Le recomendamos: 59 parejas se juraron amor eterno en el Transmicable)

Los pendientes

Una de las deudas que deberá subsanar la administración de Claudia López es la construcción del Mirador Illimaní. De esta obra, que tenía contemplados juegos infantiles, plazoletas, áreas deportivas y senderos peatonales, solo se entregó una bandera de Colombia de cuarenta metros de altura.

La millonaria obra (que alcanza los $20.000 millones) fue adjudicada a mediados del 2019 y quedó en manos del consorcio Espacio Público CVP. Lo que prometió el Distrito era que se realizaría la entrega de la obra en abril de 2020; pero todo indica que no ocurrirá, pues el día de la inauguración de la bandera (22 de diciembre de 2019) se evidenció que el avance en la construcción era mínimo.

Otras obras que la comunidad de Ciudad Bolívar se quedó esperando fueron dos salones comunitarios. El primero, ubicado en el barrio Juan Pablo II, es una infraestructura que lleva prometida a la comunidad desde hace años, según residentes del sector. El segundo, en el barrio San Francisco, tendría una adecuación estructural de dos pisos: uno destinado a la comunidad y el otro sería una sede de Asojuntas. Ninguno de los proyectos fue entregado a los habitantes. Algunos, entre ellos Mateus, de hecho aseguran que el porcentaje de avance es mínimo.

Asimismo, el Museo de la Ciudad Autoconstruida y el punto de atención turístico se quedaron en el papel. Ambos proyectos estaban planeados para ser construidos en la estación del Transmicable Mirador del Paraíso. El museo, ubicado al norte de la estación, contaría con una edificación de 1.090 metros cuadrados y, según el Distrito, está diseñado para ser “un homenaje a quienes construyeron Bogotá con sus propias manos, un lugar donde se resaltará a las comunidades en la construcción de barrios informales”.

(Le puede interesar: Con Festival Centro se inicia celebración de los 50 años de la FUGA, en Bogotá)

De igual forma, el punto de atención a turistas —a cargo del Instituto Distrital de Turismo (IDT)— quedó en veremos. Este proyecto tenía contemplada la construcción de un edificio de 277 metros cuadrados, que albergaría una cafetería y una cubierta que serviría como “un lugar público de emprendimiento”.

Un centro cultural (en la pilona 10), un edificio CREA (en la pilona 20) y un Centro Día para la atención a adultos mayores (pilona 7) son las otras obras prometidas sin culminar. Frente a este panorama, los habitantes de Ciudad Bolívar se preguntan dónde quedaron los recursos invertidos en estas obras y cómo hacerles seguimiento. La respuesta no es tan sencilla.

Todas las obras sin entregar están a cargo de diferentes entidades: el IDRD, el IDT, las secretarías de Cultura, Gobierno e Integración Social. Además, Cristian Robayo, residente y edil de la localidad, aseguró que no se hizo un proceso de rendición de cuentas con la comunidad, a pesar de que se tiene activa una mesa de diálogo entre la ciudadanía y el Distrito.

Los habitantes de Ciudad Bolívar han sido los protagonistas en la construcción del tejido social en sus comunidades. El cable se convirtió en una obra que transformó la vida de los vecinos. Por eso, hacen un llamado a la actual administración para que trabaje de la mano con ellos para mantener las obras entregadas y garantizar la finalización de las inconclusas.



*  *  *

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook

899760

2020-01-14T22:00:00-05:00

article

2020-01-16T21:19:20-05:00

[email protected]

none

Valerie Cortés Villalba ([email protected])

Bogotá

Renovación en Ciudad Bolívar: una deuda más allá del Transmicable

69

6302

6371