"Por renovación urbana del CAN se perderán 29 hectáreas del Simón Bolívar"

Así lo aseguró la Universidad Nacional.

El Espectador

A través de un comunicado de la Universidad Nacional se dio a conocer la opinión que tienen expertos con relación al proyecto de renovación urbana del CAN, con el que dicen se perderán 29 hectáreas del parque Simón Bolívar.

“Tal como está previsto este proyecto gubernamental, Bogotá perdería uno de los elementos de su estructura ecológica principal que, según el Decreto Distrital 190 de 2004, está destinado a la generación de valores paisajísticos y ambientales, y cuya área de influencia abarca todo el territorio de la ciudad”, señala la UN.

Además, dice que se restringiría la posibilidad de concretar la relación estrecha y complementaria entre espacios construidos y libres en ese sector de la ciudad, que es condición indispensable para mejorar la calidad de vida metropolitana.

Explican que el predio, de propiedad de la Beneficencia de Cundinamarca, está destinado a garantizar el vínculo directo previsto entre un corredor complejo de primera importancia como la avenida El Dorado (que incluye Transmilenio, ciclorruta, parque lineal y de esculturas y estación de intercambio con la vía férrea) y el Parque Simón Bolívar, ampliado hasta ese eje de movilidad.

“El lote —ubicado entre la calle 26 y la calle 53 y las avenidas de los barrios La Esmeralda y Salitre Greco— no ha sido intervenido desde hace más de tres décadas. El Gobierno nacional, con aval de la Alcaldía Mayor propone urbanizarlo e incorporarlo al proyecto de Renovación urbana del Centro Administrativo Nacional (CAN)”, agrega.

En este sentido, señalan que así lo confirman las bases del concurso de ideas para el diseño del Plan maestro de dicho proyecto, que deja claro que lo primero que se acabará será el parque. “Así, plantea: dado que el Polígono 2 (que incluye una considerable zona verde enmarcada entre la carrera 66A, la avenida calle 53, la avenida carrera 60, la calle 44 y la carrera 45), es un suelo sin desarrollar, allí debe situarse la primera etapa de construcción, de modo que se pueda adelantar sin perturbar la marcha de las entidades situadas en el CAN”.

En la misma línea, agregan, la Secretaría de Planeación convierte la negligencia de las administraciones anteriores en un argumento válido para la avanzada urbana en la zona, y expone en un boletín de prensa: “Teniendo en cuenta que es un predio que lleva más de 30 años a la espera de ser adquirido por la Administración Distrital para la construcción de un parque, la modificación POT plantea la posibilidad de urbanizarlo en el marco del proyecto Ciudad CAN… Se construirán edificaciones para el funcionamiento de entidades descentralizadas, viviendas de diferentes precios… donde por lo menos 8 hectáreas de parque estarán localizadas en el predio de la Beneficencia, conectando el Parque Simón Bolívar con la Avenida El Dorado”.

El profesor José Javier Toro, del Instituto de Estudios Ambientales (IDEA) de la Universidad Nacional de Colombia, señala que en Bogotá se han venido perdiendo zonas verdes y humedales. Resalta que esto ha sido desfavorable para el medioambiente, por lo cual, en esta ocasión, se deberían adelantar estudios a profundidad para tomar decisiones convenientes para los bogotanos.

“Y es que la capital del país tiene un enorme déficit de espacios públicos, que incluyen zonas verdes y parques para el disfrute ciudadano. Mientras que el estándar internacional sugiere alrededor de 15 metros cuadrados por habitante, la ciudad apenas se acerca a los 4. En Bogotá, esta proporción no es la recomendable. Eliminar parte de un sitio que está cumpliendo funciones ecosistémicas tan importantes es algo que debe ir más allá de una decisión de tipo político o jurídico. No es un asunto que deba tomarse a la ligera”, puntualiza el profesor.

La Universidad Nacional señala que en estas 29 hectáreas se produce oxígeno, se captura carbono y se conserva la poca biodiversidad de la ciudad, a la vez que la población puede pasar tiempo de esparcimiento.

Temas relacionados