Renovar el Día sin Carro

Hoy, desde las 5:00 a.m. hasta las 7:00 p.m., dejarán de circular 1’500.000 carros particulares y 400 mil motocicletas. ¿Es posible hacerlo más días al año?

Hace cuatro años, Eric Britton advirtió que el Día sin Carro en Bogotá no debía ser repetitivo. Que para que fuera exitoso sería necesario que el Distrito utilizara “más imaginación”, de lo contrario, la ciudadanía perdería el entusiasmo en el Día sin Carro. Britton fue el primero en plantear la idea de eliminar la circulación de automóviles una vez al año. Lo hizo durante una conferencia en España, en 1994. Hoy, cuando la medida cumple 15 años en la capital, muchos se preguntan si ha sido útil y si es necesario renovarla. (Consulte el balance de la jornada: Sancionados 27 automotores por circular en el Día sin Carro)

Este año será diferente: por primera vez las motos tampoco podrán circular en el Día sin Carro. Esta decisión generó rechazo en algunos sectores que utilizan este medio de transporte. También se oyó la crítica de Fenalco, que señaló, como lo ha hecho en años anteriores, que las ventas “disminuirán en más de un 40%”. Estas han sido, a grandes rasgos, las discusiones divulgadas sobre la jornada número 15 del Día sin Carro.

Como sucedió el año pasado, el Distrito habilitará 67,5 kilómetros de ciclovías y una red de 392 kilómetros para ciclorrutas y bicicarriles (ver infografía). A esta medida se suman 2.700 cupos disponibles en cicloparqueaderos de estaciones y portales de Transmilenio. Una novedad es que los bogotanos pueden preguntarle a Google Maps qué Transmilenio o SITP tomar. También existen otras aplicaciones móviles como Moovit y la creada por el SITP.

Para la jornada de hoy han surgido otras inquietudes, como si podría haber un Día sin Carro a la semana o si es necesario renovar la estrategia para que los ciudadanos comiencen a movilizarse a pie o en bicicleta. Germán Prieto, investigador de transporte de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, considera que “la medida muchas veces es abordada como una carga para la administración distrital.

Se sabe que con un Día sin Carro no va a mejorar el medio ambiente, pero lo principal es propiciar una reflexión para que los ciudadanos comiencen a usar medios de transporte sostenibles. Esta reflexión se ha ido perdiendo”. Sobre la hipótesis de aumentar las jornadas sin carro en la ciudad, Prieto cree que sería una idea benéfica, pero para lograrlo los ciudadanos tendrían que cambiar ciertas actitudes: “Después de ver las protestas de los motociclistas en Bogotá aparecen varias reflexiones. En Montería, por ejemplo, todos los martes son sin moto. Sí se puede”.

Al cambio de mentalidad de la ciudadanía se suma otro factor: la calidad del transporte público y la infraestructura para modos de transporte alternativos. Darío Hidalgo, director de investigación de Embarq, resalta que “para el 84% de los bogotanos, todos los días del año son sin carro y sin moto. El problema es que el SITP no ofrece la calidad requerida para los usuarios: frecuencia, confiabilidad ni comodidad. También hay demasiadas deudas pendientes en infraestructura peatonal y para bicicletas”. Adicionalmente, vale la pena decir que planes para fortalecer otras opciones de transporte, como el de las bicicletas públicas, han quedado en veremos. En este caso particular, por retrasos en la licitación.

Si bien es cierto que a la ciudad le queda un largo camino por recorrer para perfeccionar el transporte público, algunos consideran que podría haber un Día sin Carro una vez por semana: “El cuento de ‘no tenemos buen transporte público’ nos lo han dicho desde 1995. Y sí, en 1995 no había Transmilenio ni SITP. Hoy no tenemos un sistema perfecto, pero ni siquiera Zúrich tiene transporte público perfecto. En principio se podría incluso tener un Día sin Carro todos los días. Hemos visto que todos los años lo hacemos y las cosas van mejor (menos emisiones contaminantes, etc.). Nuestra ciudad goza de una proporción muy alta de viajes en transporte público, bicicleta y a pie”, apunta Carlos Pardo, investigador de la fundación Despacio.

El Día sin Carro también puede servir para reflexionar sobre el rol de los peatones en la capital. De acuerdo con la Secretaría de Movilidad, en 2014 murieron 322 peatones, 52 más que en 2013: “La problemática con el peatón debe visibilizarse. El número de peatones muertos se disparó, y eso no habla bien de una ciudad que les apuesta a tipos de transporte alternativos. Las estadísticas sobre accidentalidad del último año son un desincentivo absoluto para caminar. Genera miedo y la gente prefiere utilizar el carro particular. El número de ciclistas muertos también aumentó, de 51 a 56. Algo grave está pasando en la ciudad en términos de accidentalidad y eso es preciso detallarlo”, dice Germán Sarmiento, creador de la iniciativa Cebras por la Vida.

La accidentalidad es sólo uno de los temas que deben discutirse durante esta jornada. Sarmiento considera que es un momento propicio para replantear la comunicación que utiliza la Alcaldía en la promoción del Día sin Carro: “La imagen promocional ha sido muy similar a la del año pasado. Este día debería dejar de plantearse como algo restrictivo, pensar quizás en el día del peatón o en el día de la movilidad sostenible. Para muchos ciudadanos es sólo un día para quedarse en la casa y no para conocer el sistema de transporte público o utilizar las bicicletas”.